Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unión Mallorquina no efectuará pactos de gobierno con Coalición Popular ni con los socialistas

El consejo político de Unión Mallorquina (UM), partido integrado en la operación reformista, decidió ayer no efectuar pactos de gobierno con ninguna de las formaciones políticas predominantes en el Parlamento Balear: socialistas y populares. UM mantendrá negociaciones puntuales con cada uno de estos dos grupos con el fin de negociar en cada momento su apoyo parlamentario. De este modo, los reformistas dejan en minoría parlamentaria al gobierno de Coalición Popular que preside Gabriel Cañellas, que a partir de ahora se enfrentará con graves problemas para hacer aprobar los proyectos legislativos pendientes.La decisión adoptada por el consejo político, a propuesta del ejecutivo del partido, supone un triunfo del ala derecha de UM, que encabeza el senador y diputado en la Cámara balear José María Lafuente, quien se había mostrado contrario a cualquier pacto con la Federación Socialista BalearPSOE. Jerónimo Albertí, presidente de UM y del Consell Insular de Mallorca, reconocía al término de la reunión que la tesis finalmente adoptada es contraria a la que él mismo había sostenido desde un principio, favorable a un acuerdo con uno de los grupos políticos representados en la cámara, en especial con los socialistas.

Alberti, que manifestó que su partido mantendrá a partir de ahora una mayor iniciativa parlamentaria, declaró que la política de la comunidad autónoma de Baleares "será otra cosa; nada permanecerá igual". No obstante, señaló también que sólo apoyará una eventual moción de censura contra Cañellas en el supuesto de que exista coincidencia con la postura socialista en su planteamiento. De este. modo queda virtualmente eliminada la posible interposición de la moción, por cuanto los socialistas han afirmado reiteradamente que sólo la presentarán en caso de estar seguros de contar con la suficiente mayoría parlamentaria.

También declaró Albertí, tras desmentir la existencia de contactos con Miquel Roca en el transcurso de esta semana, que su partido se reafirma en una posición de independencia frente a socialistas y Coalición Popular, rechazando toda acusación de ser el responsable de la inestabilidad política de Baleares. "La responsabilidad. de gobernar, dijo, corresponde al Gobierno, no a nosotros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de noviembre de 1985