Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NAVARRA

Desigual respuesta en Pamplona a la huelga convocada por la muerte de un joven comerciante

La convocatoria de cierre de establecimientos comerciales y de hosteleria, realizada para la tarde de ayer en Pamplona por las asociaciones de comercio, hostelería y servicios de Navarra, obtuvo una desigual respuesta en esta ciudad.

Este cierre estaba convocado, como medida de protesta por el asesinato de José María Martínez Alzorriz, de 25 años, quien resultó muerto el pasado lunes a causa de los disparos efectuados por dos personas que habían atracado un supermercado de su propiedad.

Las asociaciones de comercio, hostelería y servicios de Navarra mostraban de esta manera su condolencia con la familia del joven fallecido así como su protesta e indignación por la inseguridad e indefensión que padecen, según señalan en una nota en la que se realiza esta convocatoria.

El cierre de establecimientos fue decidido el martes, unas horas después de que se produjese la muerte de José María Martínez Alzorriz, como consecuencia de los disparos realizados por una de las dos personas que atracaron un supermercado de su propiedad.

Este hecho ocurrió hacia las 19.45 horas del lunes, cuando dos individuos armados con escopeta de cañones recortados atracaron el supermercado, situado en el barrio de Irunlarrea de Pamplona. Tras salir del establecimiento los atracadores, José María Martínez y su hermano Miguel, corrieron tras ellos.

Cuando José María se encontraba a unos metros de distancia de uno de los atracadores, éste efectuó tres disparos con la escopeta que alcanzaron al joven en el tórax y en el abdomen y que le ocasionaron la muerte prácticamente en el acto.

José María Martínez presentaba cinco impactos de postas en el hemitórax derecho e izquierdo. Los dos atracadores lograron huir sin que hasta ahora hayan podido ser localizados.

Repercusión por barrios

La convocatoria de cierre de establecimientos comerciales y de hostelería para ayer la tarde en Pamplona, tuvo una irregular respuesta en la ciudad.Fue notorio el cierre en barrios como Rochapea, Chantrea y San Jorge y una menor repercusión en el casco viejo y en el centro de la capital navarra. El paro afectó de modo principal a establecimientos del ramo de la alimentación, textil y joyerías y tuvo una muy escasa repercusión en los de hostelería, ya que la mayoría de bares y restaurantes se encontraban abiertos.

Según han señalado fuentes próximas a los convocantes, uno de los motivos por los cuales el cierre pudo tener esta desigual respuesta estuvo en la rapidez con que se había realizado la convocatoria.

La Confederación de Asociaciones de la Pequeña y Mediana Empresa de Navarra, ha mostrado en un comunicado su más enérgica protesta y condena por el asesinato del joven comerciante a la vez que se solidariza con la familia de la víctima.

Igualmente la Asociación de Empresarios de Hostelería de Navarra expresa su indignación por lo que califica de brutal asesinato y añade: "Estos hechos son consecuencia de la escalada de violencia que está sufriendo nuestra comunidad y que en su último término afectan directamente a los comerciantes y empresas de servicios con establecimientos abiertos al público y totalmente desasistidos y desprotegidos ante tales hechos vandálicos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de octubre de 1985