Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protesta de Nueva Zelanda por un nuevo ensayo nuclear en Mururoa

El viceprimer ministro neozelandés, Geoffrey Palmer, protestó ayer por un nuevo ensayo nuclear francés (no confirmado por París), efectuado al parecer el pasado sábado en el atolón de Mururoa y dijo que "seguramente continuarán" las pruebas atómicas en el Pacífico sur.Palmer dijo que, según los informes recibidos de los sismólogos neozelandeses, la explosión francesa equivalió a la de una carga de 15 kilotones, tres veces superior que la del primer artefacto hecho estallar este año en Mururoa, el jueves pasado. "Está claro para nosotros que la mayor contribución que puede hacer Francia para la seguridad del Pacífico sur es terminar con sus ensayos nucleares en la zona", aseguró Palmer.

El director del observatorio sismológico de Nueva Zelanda declaró ayer que la última explosión nuclear francesa se produjo a las 17.30 (hora peninsular española) del sábado. Nueva Zelanda, que anunció el jueves que protestaría enérgicamente contra los ensayos atómicos en Mururoa, informó ayer que seguiría protestando y denunciando a París ante la comunidad internacional. Mientras tanto, el Gobierno francés se negó a hacer cualquier comentario sobre la supuesta prueba nuclear.

El país oceánico mantiene un conflicto diplomático con Francia desde el 10 de julio, cuando en el puerto de Auckland fue hundido por agentes franceses el buque Rainbow Warrior, de la organización ecologista Greenpeace.

Por otra parte, los cuatro tripulantes del barco Vega, perteneciente a Greenpeace, serán expulsados de la Polinesia francesa. Todos ellos estaban ayer embarcados en un remolcador francés, tras haber sido apresado su barco cuando intentaba impedir los ensayos nucleares franceses en Mururoa. La expedición estaba encabezada por el buque insignia de la organización ecologista, el Greenpeace, que sufrió hace 15 días una avería en uno de sus generadores y debió abandonar la misión. El barco llegó ayer a Auckland.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de octubre de 1985