Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Moral pidió soluciones urgentes para Rumasa antes de abandonar su cargo

El anterior director general del Patrimonio, Javier Moral, recomendó al Gobierno, dos semanas antes de abandonar el cargo, que se resolviera con urgencia la situación patrimonial de lo que quedaba del Grupo Rumasa, a fecha 15 de septiembre último, según un informe de esa Dirección General. El déficit de los restos del grupo se acercaba entonces a los 100.000 millones de pesetas, con un pasivo bancario que devenga anualmente intereses por unos 30.000 millones de pesetas.

Según este informe, de las 776 sociedades inventariadas al 23 de febrero de 1983 (fecha del decreto expropiador del holding), un total de 713 habían sido desvinculadas del grupo al 15 de septiembre de 1985 (152 por ajenas al grupo, 338 por disolución formal y 223 por venta firma), 33 estaban en proceso de desvinculación, y 30 subsistían como pertenecientes al grupo.

A 31 de agosto de este año, Rumasa disponía de un activo total valorable entre 90.000 y 115.000 millones de pesetas. "Y con él ha de hacer frente", dice el informe de la Dirección General, "a una deuda bancaria de 185.000 millones y a otra con la Hacienda Pública de unos 25.000 millones".

Adopción de medidas

Tras indicar que el balance expresado anteriormente revela un déficit patrimonial real "que desde una óptica financiera es urgente resolver",el informe afirmaba que "es urgente también, además, poner término a la delicada relación triangular Rumasa-Exbank-Banco de España, rota la cual se resuelve lo único esencial pendiente".Finalmente, el entonces director general del Patrimonio recomendaba la adopción, entre otras medidas, de un acuerdo del Consejo de Ministros autorizando al Banco de España a conceder a Rumasa, S. A. un crédito de 45.000 millones de pesetas para reembolsar a Exbank parte de su deuda, y éste a su vez amortizaría parte de la contraída con el Banco de España.

Asimismo, el Consejo debería autorizar al Banco de España conceder a Exbank un crédito, en idénticas condiciones a los que fueron concedidos por 400.000 millones a los 17 bancos del grupo en el momento de su venta, de unos 50.000 millones. Exbank invertiría esta cantidad en adquirir de Rumasa, S. A. sus activos financieros frente a compradores.

Otra medida sería la remisión al Congreso, por vía de urgencia, de un proyecto de real decreto-ley solicitando un crédito extraordinario por importe de 85.000 a 100.000 millones de pesetas para que Rumasa, S. A. cancele el resto de sus deudas bancarias.

Tras estas operaciones, el informe estima que el activo consolidado del grupo estaría formado por unos bienes inmuebles con cuya venta podría ser cancelado el pasivo frente a la Hacienda Pública y por un depósito en el Banco de Huelva. Además quedaría rota toda vinculación de Exbank con

Rumasa. Finalmente, sería negociada la venta de las acciones de Exbank al banco emisor, como paso previo a su absorción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de octubre de 1985