Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 3.000 cadáveres, rescatados entre las ruinas de Ciudad de México

México se recuperaba ayer, lenta y dolorosamente, del terremoto que le sacudió a las 7.18 de la víspera. Cincuenta mil personas formaban parte de los equipos de rescate que trabajaban para extraer de entre los escombros a los miles de víctimas. Se han recuperado más de 3.000 cadáveres, aunque se da como seguro que se alcanzará la cifra de 7.000 muertos en Ciudad de México. Por el momento sólo se tiene noticia de la muerte en la capital mexicana de una española, Angeles Domínguez, si bien durante horas también se dio por muerto a Rafael Jesús Galarza, quien, sin embargo, fue localizado con vida en un hospital en la madrugada de hoy. El Rey dirigió ayer un mensaje radiofónico de solidaridad a México.Don Juan Carlos manifestó a los mexicanos que los españoles "estamos con vosotros" y "nos unimos a vuestro llanto". "Estoy convencido de que la fortaleza, la voluntad y la valentía que han distinguido siempre a México serán vuestros incentivos para superar esta situación", indicó también.

El país americano pudo reanudar parcialmente ayer sus comunicaciones con el exterior, y desde la capital se indicaba que la ciudad iba recuperando su pulso. Los equipos de rescate continúan sin descanso los trabajos de desescombro.

Desde los otros Estados comenzaban a llegar con cuentagotas de talles del desastre, que elevaban a cerca del centenar el número de muertos. En Acapulco, ante cuya costa se encontraba el epicentro del seísmo, los daños eran menores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de septiembre de 1985

Más información

  • Centenares de personas permanecen aún sepultadas en más de 30 kilómetros cuadrados de escombros