Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un holandés denuncia la desaparición de su esposa, presuntamente empleada en un club

Jan Oosterwÿh, holandés, de 38 años de edad, residente en Benidorm desde el pasado mes de marzo, denunció ayer a la policía madrileña la desaparición de su esposa, Marina Oosterwyh, apellidada de soltera Valkenburg, de 25 años de edad. El marido declaró que no tiene noticias de ella desde el pasado 8 de julio, día en que viajó de Benidorm a Madrid para trabajar en el club D'Angelo, en el paseo de la Castellana, 151.Jan, un hombre alto y rubio, no habla una palabra de español y tiene que recurrir a un amigo para presentar la denuncia. El matrimonio se había instalado en una urbanización, Barranco Hondo, a unos siete kilómetros de Benidorm. Según las explicaciones de Jan, Marina trabajó una temporada en el club Mesalina, en Benidorm, hasta que, a principios de julio, una persona presuntamente relacionada con el club D'Angelo la convenció de que viniera a trabajar a Madrid.

Desde el 8 de julio Jan no ha vuelto a saber nada de Marina. Una empleada del club Mesalina afirmó ayer que no recordaba a ninguna Marina Oosterwÿh -"aunque tampoco es raro que no la recuerde; no sabe la cantidad de mujeres que pasan por aquí", dijo- y añadió que el citado club no tenía ninguna relación con el D'Angelo. Un portavoz de la Jefatura Superior de Policía indicó que no tenían ninguna noticia respecto al paradero de la mujer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de agosto de 1985