Comienza en Milán el séptimo congreso de la ONU para la prevención del crimen

El séptimo congreso de la ONU para la prevención del crimen y el tratamiento de los delincuentes comenzó ayer en Milán con un llamamiento del secretario general de esta organización, Javier Pérez de Cuéllar, en favor de un reforzamiento de la colaboración internacional para intentar contener el aumento de la criminalidad.El congreso, en el que partícipan representantes de 120 países, se centrará en las nuevas formas de criminalidad internacional, en especial el tráfico de drogas y armas y el terrorismo.

Los participantes también analizarán las relaciones existentes entre la delincuencia y el entorno social y la falta en muchos países de los suficientes medios económicos, personal cualificado y una política adecuada para que la justicia pueda hacer frente a la criminalidad, que, gracias al progreso de las telecomunicaciones, la tecnología y la facilidad de desplazamientos, tiende a un mayor perfeccionamiento.

El presidente del Gobierno italiano, Bettino Craxi, declaró ante los delegados que Italia "casi constituye un laboíatorio en relación con la mayoría de estos problemas" y subrayó la gravedad de la criminalidad "en el mundo de los negocios en un contexto social marcado por el paro, la Mafia y la Camorra". "Es necesario que el crimen organizado se enfrente a un adversario organizado", dijo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS