Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un precedente frustrado

La policía barcelonesa cree que el equipo que llevó a cabo el rififi del Banco Hispano Americano estaba compuesto, al menos, por 10 personas perfectamente compenetradas, que la inversión que necesitaron para financiar el robo supera los 10 millones de pesetas y que los componentes de la banda poseen conocimientos técnicos muy elevados en diversas especialidades.Una banda de estas características es la que el pasado año formó Franco Pirozzi, el rey de la lanza térmica, para penetrar en la cámara acorazada de la sucursal del Banco Hispano Americano de la avenida de la Diagonal de Barcelona. Pirozzi sólo cometió un error: en el edificio donde se halla el banco vivía Cesáreo Rodríguez Aguilera, presidente de la Audiencia Territorial de Barcelona, y uno de los policías de su escolta alertó al Grupo de Atracos, que detuvo a toda la banda antes de que comenzara a perforar la cámara acorazda.

El grupo reclutado por Pirozzi estaba compuesto por Giovanni Tullo, Andrea Tranchina, Carlo Tempesta, Sergio Prate, Mario Proinetti, Lorenzo Palmeri, Luifi Mascuilli, Ettore Serafini y Alberto Sbrilli. El juez Luis Fernando Gómez condenó a todos ellos a un año de prisión menor por un delito tipificado de robo con fuerza en las cosas en grado de tentativa. Andrea Tranchina tuvo que pagar una multa de 30.000 pesetas por uso de nombre falso. A los pocos meses, todos ellos estaban ya en libertad. Pirozzi, Serafini y Sbrillo ya habían formado hace varios años la banda de Roma, que mantuvo en jaque a toda la policía italiana por sus numerosos atracos a bancos y domicilios de la jet italiana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de agosto de 1985