Eugéne Asencio

Hijo de alicantinos, es el secretario general adjunto de la Federación Autónoma de Sindicatos de Policía de Francia

Eugéne Asencio ha venido a España para expresar su solidaridad con los policías españoles sancionados. La Federación Autónoma de Sindicatos de Policía de Francia, de la que es secretario adjunto, cuenta con 30.000 afiliados y agrupa al 66% de los profesionales de este sector. También es miembro del comité ejecutivo de la Unión Internacional de Sindicatos de Policía, que aglutina a 600.000 policías de 16 países democráticos, y a la que se unirá España el año próximo. Desde 1979,en que empezó a seguir la situación policial española, se ha entrevistado con el anterior ministro del Interior, Juan José Rosón, el actual ministro de Justicia, Fernando Ledesma y con el director de la Policía, Rafael del Río.

Eugéne, que habla español casi correctamente, tiene una especial facilidad para acabar sus frases apoyándose en "la libertad y democracia" y reconoce que éstas son sus dos palabras preferidas, "quizá porque he sido muy pobre y he sufrido muchas injusticias". Sus dos tíos, republicanos españoles, fueron fusilados durante la guerra civil española y están enterrados en Elche.Sus padres salieron de España poco antes de la guerra de 1936 y se establecieron en Argelia, donde Eugéne nació y donde después se hizo policía antes de proclamarse la independencia argelina. De allí recuerda "la miseria", y añade: "Vivíamos toda la familia, y éramos seis hermanos, en dos habitaciones. Mi padre era carpintero y aquello no daba para más". Se siente muy orgulloso de su trabajo como líder sindical que "sin tener estudios me da la posiblidad de poder discutir con un ministro". Sonríe cuando habla de sus hijos. "Mi nena", dice hablando de su hija, "es la primera francesa que trabaja como educadora en una cárcel". Su mujer, nieta de españoles, le espera mientras se toma un helado. "Ella", añade, "se queja de que esté menos tiempo en casa que cualquier policía normal, pero comparte mis ideas".

Con el actual titular de Interior, José Barrionuevo, todavía no ha hablado; según él, el ministro "parece tener alergia al sindicalismo policial". Dentro de los sindicatos policiales españoles Asencio es el espejo de lo que debe ser su lucha sindical. En Francia, comenta Asencio, "tras 15 años de lucha hemos conseguido que se nos escuche a la hora de tomar decisiones. Es una satisfacción para mí poder representar a todos mis compañeros frente a un ministro y discutir por ellos".

No entiende las sanciones que impone el ministerio del Interior a los policías españoles y califica de "insoportable" esta situación. "Si esto sucediera en Francia", añade "al día siguiente se presentan 12.000 policías en las puertas del Ministerio del Interior". Eugéne cree que los nuevos policías deben tener conocimiento de las leyes para poder así defender mejor los derechos de los ciudadanos. "Se ha acabado la época de los policías fuertes, grandes y tontos".

Su postura progresista -que él dice que heredó de su familia, "que tuvo que salir de España por republicana"- le ha traído bastantes problemas con los sectores de la policía más reaccionarios. Eugéne atribuye a éstos la colocación de una bomba que estalló en la sede de su sindicato. También dice ser el blanco de las críticas de la extrema derecha francesa, representadas por Le Pen y por el periódico Minute.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de agosto de 1985.