Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Militares republicanos

. Zaragoza

Los 2.816 asociados que pertenecemos a la oficina central de Madrid de nuestra FDMER hernos recibido una carta personal para enviarla al Defensor del Pueblo inmediatamente, lo cual hemos hecho casi todos, y algunos también el telegrama. Yo soy uno de los pocos que he recibido respuesta, pero una respuesta insatisfactoria, demasiado legalista, que, como casi todos los legalismos, no aclara nada. "Donde digo Diego, digo digo, y donde digo digo, digo Diego". Don Salvador de Madariaga -una de las primeras inteligencias de Europa- dijo hace mucho tiempo: "La nación que tiene muchos abogados, muchos militares profesionales y muchos clérigos es una nación que rinde culto a la fuerza, está expuesta al golpismo de Estado y dominada por el oscurantismo y el fanatismo religioso; es nación atrasada y desgraciada". Nosotros, que fuimos los primeros defensores de la verdadera democracia, somos los últimos en ser reconocidos. Van a cumplirse 50 años de nuestra gesta quijotesca, en la cual nos enfrentamos contra los molinos de viento de la Italia fascista, de la Alemania nazi, del militarismo fascista y del nacional catolicismo. ¿Cuándo va a terminar esta injusticia? Estamos muriendo de viejos. Hace 15 días enterramos al que fue presidente de nuestra asociación, don Juan José Giménez, y hay dos compañeros hospitalizados en el Clínico de Zaragoza. ¿Espera el Gobierno socialista que a los que no nos mató la guerra nos acabe de matar el tiempo? ¡Esto es vergonzoso para el Gobierno y para la democracia! Felipe González y Manuel Fraga quieren olvidar el pasado, pero nosotros no podemos ni queremos; además, quiéranlo o no, "todos somos hijos de nuestras obras". Por la digndad del Gobierno y el fortalecimiento de la democracia esperamos que inmediatamente se reconozcan nuestros derechos y se nos haga justicia. Hay compañeros jubilados que, habiendo coti-zado y trabajado muchos años, no cobran ni las 27.450 pesetas, mientras que los clérigos de ambos sexos que ni cotizaron ni trabajaron en nada útil las están cobrando hace muchos años. Actualmente la Iglesia católica recibe más ayuda económica con la social-democracia que con el fascismo. ¡Es vergonzoso! Hemos salido de los 40 años de nacional-catolicismo para entrar en el social-clericalismo.Es deber de la joven generación gobernante demostrar que el Gobierno es demócrata y socialista y que el Defensor del Pueblo es una Pasa a la página 14

Militares republicanos

Viene de la página 13 persona digna de ostentar tan honroso e importante título- Joaquín Zurita Castañar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de agosto de 1985

Más información