Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

El jefe de la organización Edelweiss niega ser homosexual y afirma que "Hitler era un loco"

José Eduardo González Arenas, Eddy, líder de la organización de montañismo Edelweiss, ha declarado que no es homosexual. En una entrevista mantenida en un locutorio de la cárcel madrileña de Carabanchel, aseguró: "La organización no es paramilitar, y creo que Hitler fue un loco que, gracias a Dios, está muerto". Eddy, después de haber sido entregado por Portugal, espera la resolución de la Audiencia Nacional sobre las acusaciones de prácticas homosexuales en el grupo Edelweiss.

El dirigente de la organización Edelweis fue denunciado por 150 familias de jóvenes que pertenecieron a la misma, acusándole de abusos deshonestos a menores y supuestas prácticas homosexuales realizadas durante las acampadas que se organizaban. A raíz de estas denuncias la Policía inició la persecución de los dirigentes de la organización. Hoy se encuentran procesados por la audiencia nacional 12 de ellos, de los que únicamente Eddy permanece encarcelado, a la espera de salir en libertad bajo fianza como sus compañeros.Ahora, después de ocho meses de que estallara el escándalo Edelweiss, Eddy niega todas las acusaciones: "Jamás he tenido ningún tipo de experiencia homosexual. No tengo noticias de que haya habido práctica sexual dentro de nuestro grupo y la única acusación que se nos hace es la de asociación ilícita. Nos parece ridícula esta acusación", añade, "es completamente absurdo que se considere como organización ilícita a un grupo de niños que se reúnen para ir al campo".

Eddy, que tiene ahora 38 años, confiesa que la idea de Edelweiss surgió cuando tenía 16 y estaba en el colegio Sagrado Corazón. Fue una especie de revuelta estudiantil pacífica contra el sistema educativo de los curas de ese colegio. Luego tomó impulso y empezamos las acampadas, pero sin formar una organización determinada", y explica que "intentábamos que no existieran todos esos famosos tabues impuestos por la religión en este país".

Guardias de hierro

Resta importancia también a los tatuajes y símbolos que "eligieron para identificarse aquellos más afines a nuestra forma de pensar y que se llamaron a sí mismos guardias de hierro. Las connotaciones nazis son pueriles y creo que Hitler fue un loco más de la humanidad, que, gracias a Dios está muerto".Eddy desminió haber recibido dinero de los muchachos y vivir a su costa. "Soy piloto de avionetas y vivo de los contratos con una serie de empresas de publicidad aérea y también me dedico al trabajo de ventas y relaciones públicas".

Personalmente se define como "partidario de una socialdemocracia abierta", pero añade que todos los partidos "están íntimamente ligados al capital y engañan al pueblo de una forma miserable".

José Eduardo González Arenas, Eddy, nació en Madrid y muy joven se casó con la norteamericana Julie, de la que no está separado oficialmente, aunque ella ha obtenido el divorcio en su país. Luego en el grupo mantuvo relaciones con una de las jóvenes, Esther, de 20 años, con quien tuvo una hija en marzo del año pasado y con la que dice que piensa casarse.

Esta hija también es motivo de polémica. Según investigaciones policiales, la niña había sido vendida por la organización Edelweiss por dos millones de pesetas a un matrimonio sevillano.

Eddy lo niega: "Cedimos a nuestra hija, de forma provisional, a una familia sevillana que no tenía hijos para que nos la cuidara, ya que pensábamos irnos a Canarias para conocer tierras vírgenes. No hubo transación económica y pensamos recuperarla cuando pase todo esto".

Para él todo ha sido "un montaje de tres familias que arrastraron a todas las demás" y responsabiliza a los padres de los muchachos, que, "por ignorancia de los problemas de sus hijos, han provocado un escándalo que no se corresponde con la realidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de julio de 1985