14 días de aislamiento para 52 'etarras' en la cárcel de Herrera de la Mancha

La junta de régimen interno de la prisión de máxima seguridad de Herrera de la Mancha ha impuesto 14 días de aislamiento a 52 etarras, adscritos al módulo uno, que llevaron a cabo un plante colectivo, considerado como falta muy grave.

Los internos recibieron la autorización del director del centro para sacar al patio durante el día las sillas de la biblioteca, con la condición de que por la noche fueran puestas en su sitio. Los presos se negaron después a cumplir esa condición, y profirieron insultos a los funcionarios. La dirección estableció la permanencia provisional de los etarras en celdas de aislamiento medida ahora ratificada por la junta de régimen.

Fuentes de Herrera de la Mancha manifestaron que, aunque la cuestión del conflicto pueda parecer de menor importancia, hay que considerar que las sillas podrían ser confundidas por personas durante la noche en las pantallas de vigilancia de los patios, provocando problemas de seguridad.

Además, se ha estimado la falta de obediencia de los internos a las normas del establecimiento, incluso cuando se trata de una medida basada en una solicitud de los propios presos.

Este plante es el eslabón de una cadena de conflictos que vienen provocando los internos del módulo uno, protagonistas de reiteradas faltas de acatamiento a la normativa penitenciaria. El pasado marzo, el 77% de los miembros de ETA Militar recluidos en Herrera llegaron a secundar una huelga de hambre, originada por la decisión de aislar a cinco internos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 24 de julio de 1985.

Lo más visto en...

Top 50