Fraga se queda sin vacaciones

La tensión registrada hasta última hora en las largas negociaciones para la conclusión de los pactos electorales de la Coalición Popular evidencia la existencia de sectores en los dos partidos mayoritarios (AP y PDP) contrarios al mantenimiento de la alianza. Para colmo, la hostilidad entre el PDP y el Partido Liberal, tercer coligado, acabó por complicar un panorama que amenazó en algunos momentos con acabar en ruptura.Sin embargo, finalmente, y no sin reticencias por parte de los hombres de óscar Alzaga (PDP) -hasta qué punto se discutieron las cuotas de poder queda de manifiesto en el hecho de que se habló de décimas de porcentajes, y el PL obtuvo un 11,5%-, el pacto quedó suscrito en la madrugada de ayer. La satisfacción y el alivio eran patentes en el rostro de Manuel Fraga, quien tras su cumbre del martes con Felipe González volverá a protagonizar las noticias durante este fin de semana, cuando ocupe una de las vicepresidencias de la Unión Internacional Democrática, o Internacional Conservadora, que se reúne a partir de hoy en Washington.

La agenda del presidente de la Coalición Popular para las próximas semanas, a su regreso de los Estados Unidos, no incluye precisamente el disfrute de vacaciones: Fraga tiene pensado comenzar de hecho su particular campaña electoral en Galicia en el mes de agosto, durante la cual, según uno de sus ayudantes próximos, visitará "cientos" de pueblos gallegos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 24 de julio de 1985.

Lo más visto en...

Top 50