El Ayuntamiento investigará la muerte del hombre que murió junto a una casa de socorro

El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, Juan Barranco, anunció ayer que se abrirá una investigación sobre "las posibles responsabilidades en la actuación de los profesionales del centro de asistencia médica de urgencia de Carabanchel, en relación con la asistencia ¡prestada a Francisco Muñoz Saiz", de 30 años, que falleció el miércoles poco después de abandonar la casa de socorro. Un hermano de Muñoz explicó ayer que Francisco, alcohólico crónico, había sido tratado en varios hospitales, y anunció su intención de presentar una denuncia.

Juan Barranco declaró que "el asunto es delicado y grave" y que se abrirá una investigación para llegar al fondo. El responsable del área de Salud y Bienestar Social, Manuel Mella, no pudo ser localizado durante todo el día por encontrarse fuera de la ciudad.El Jefe del Departamento de los Servicios Médicos Sanitarios del Ayuntamiento, Aníbal García, difundió un escueto comunicado en el que se indica que Francisco Muñoz fue atendido en la casa de socorro de Carabanchel a las 18.25 horas de una intoxicación etílica. Los médicos, según el informe, "le inyectaron una ampolla de benadon y cuando se recuperó abandonó el centro por su propio pie". A las 21.30 horas, la misma persona Fue trasladada por una ambulancia a la casa de socorro, donde ingresó cadáver.

Un hermano de la víctima manifestó ayer que presentará una denuncia contra los responsables del centro sanitario. "Mi hermano", explicó, "había estado internado otras veces en hospitales porque era alcohólico crónico, pero lo mínimo que se puede exigir a unos profesionales es que si administran un medicamento esperen para observar la reacción que produce en el paciente".

Francisco Muñoz, según informó su hermano, vivía con una pensión de 11.000 pesetas y la ayuda económica facilitada por la familia.

Según su hermano, "estaba muy débil últimamente porque casi se negaba a comer, pero estabircunstancia no exime de responsabilidades a los médicos que le atendieron".

El concejal de la Junta de Distrito de Carabanchel, Joaquín García Pontes, explicó que conocía personalmete a Francisco Muñoz y había hablado varias veces con él para convencerle de que dejara la bebida. "No es la primera vez", dijo García Pontes, "que ha sido atendido en la casa de socorro, y la asistencia siempre ha sido correcta".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS