Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Temas dicusiones entre los socialistas

El debilitamiento de la opción centrista que representa Coalición Gallega no es contemplado con optimismo por los socialistas, que en la madrugada del miércoles, y tras innumerables y tensas discusiones, eligieron finalmente a Fernando González Laxe como su candidato a la Xunta. Laxe, responsable del capítulo pesquero en las negociaciones con la CEE, se resistió inicialmente a aceptar su nominación basándose en las reticencias que el sector sur del PSOE gallego, representado por el alcalde de Vigo, Manuel Soto, mostraba hacia su candidatura.Pero no era solamente la rivalidad de Soto lo que influía en el ánimo de Laxe, integrado en el ala coruñesa del PSOE gallego: los votos que pueda perder Coalición Gallega beneficiarán directamente a Alianza Popular -los sondeos sitúan a la Coalición Popular cerca de la mayoría absoluta-, en detrimento de los socialistas. Ello condenaría a Laxe a convertirse en Galicia en jefe de una oposición menor, algo muy lejos de sus ambiciones europeas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de junio de 1985