Primeras tensiones en el pacto de legislatura del País Vasco

El pacto de legislatura suscrito el pasado mes de enero entre el Gobierno vasco y el Grupo Parlamentario Socialista, que garantiza la estabilidad gubernamental de la comunidad autónoma, atraviesa un momento delicado debido al grado de tensión que se registra entre nacionalistas y socialistas.

Las dificultades de comunicación entre ambas partes parece haber sustituido al clima de diálogo y cooperación con el que comenzó a gobernar el lendakari José Antonio Ardanza. Representantes del Grupo Parlamentario Socialista acusaron ayer al portavoz del Gobierno vasco, Eugenio Ibarzábal, de quebrantar las normas del mencionado pacto.El anuncio del Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE) de presentar un plan de concienciación ciudadana contra la violencia, así corno la filtración del documento a los medios informativos, molestó al portavoz del Ejecutivo autónomo, Eugenio Ibarzábal, que no ocultó su contrariedad ante la existencia de un proyecto de concienciación contra la violencia que, en su opinión, podía ser interpretado como un plan alternativo al trazado por el Gobierno vasco.

Por su parte, los socialistas se quejaron de que el Gobierno vasco haya decidido presentar a los medios informativos su calendario legislativo sin que previamente se hayan realizado las consultas pertinentes con el Grupo Parlamentario Socialista.

La ley del Himno

La posibilidad de modificar la ley del Himno Vasco y las elecciones a juntas generales fueron dos preceptos abordados en el curso de las negociaciones que culminaron con la firma del pacto de legislatura. Aunque en el texto del mencionado acuerdo no figura referencia alguna al himno y a la normativa electoral de las juntas generales, lo cierto es que los nacionalistas, a instancias del Partido Socialista de Euskadi, accedieron a dialogar sobre ello.De hecho, el Grupo Socialista tenía la intención de retomar la negociación sobre esos temas en el momento de abordar el calendario legislativo. Sin embargo, el Gobierno vasco no les dio la oportunidad para ello, ya que se adelantó a los acontecimientos y, sin aguardar a la celebración de un encuentro con los socialistas a fin de concretar las prioridades legislativas, dio a conocer esta semana su plan legislativo en una conferencia de prensa.

En ese contexto, el portavoz del Ejecutivo autónomo subrayó que los firmantes del pacto de legislatura pueden hablar sobre las mencionadas leyes, pero anunció que el Gobierno vasco no tiene intención de revisarlas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Asimismo Eugenio Ibarzábal dijo que el Gobierno vasco no tiene ninguna obligación de negociar su calendario legislativo con los socialistas, con quienes existen "discrepancias importantes".

Así las cosas, el Partido Socialista de Euskadi solicitó ayer, a través de un comunicado remitido a los medios informativos, que el portavoz el Gobierno vasco sea más riguroso en sus afirmaciones, a la vez que reclamaba "un poco más de respeto en sus declaraciones a la letra y el espíritu del pacto de legislatura". Por último, los socialistas confirman su intención de seguir cumpliendo los compromisos derivados de la firma del pacto de legislatura, "haciendo posible con nuestros votos la tarea de gobierno del lendakari Ardanza", en la misma medida en que el Gobierno vasco los cumpla también.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS