Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El galán del cine español de los años cuarenta

Alfredo Mayo falleció en Palma de Mallorca, donde rodaba la serie de televisión 'Tristeza de amor'

El actor, de 74 años de edad, sufrió un infarto de miocardio el pasado día 13

Palma de Mallorca

El actor Alfredo Mayo falleció a las dos de la madrugada de ayer, domingo, en una clínica de Palma de Mallorca, como consecuencia del infarto de miocardio que sufrió el pasado día 13. Mayo participaba en el rodaje de la serie producida por TVE Tristeza de amor, y se encontró repentinamente enfermo. En sus últimas declaraciones a la Prensa dijo no ser ya el galán cinematográfico por el que se le conoció a partir de la posguerra: 'No nos engañemos; todas las mañanas, cuando me afeito, me doy cuenta de que los años no pasan en balde y de que todos los días voy envejeciendo un poco más".

MÁS INFORMACIÓN

Alfredo Mayo, cuyo verdadero nombre era Alfredo Fernández Martínez, tenía 74 años. Según el parte médico facilitado a este periódico, el actor "ingresó por un cuadro clínico de infarto agudo de miocardio inferoposterior (...). A las cero horas del domingo empeora su grado de insuficiencia cardíaca, desarrollando a las dos horas una parada cardiorrespiratoria refractaria a las medidas habituales de reanimación"."Se le estuvo intentado reanimar durante 50 minutos", dijo el médico Alfredo Fernández, que le atendió en la Unidad de Cuidados Intensivos de la clínica Mare Nostrum, "pero no respondió. No padecía ningún factor de riesgo de infarto, excepto el de tabaquismo. Su fallecimiento se produjo por la edad, por una arterioesclerosis generalizada".

La misma fuente añadió que el pasado viernes Alfredo Mayo había mejorado: "Pensábamos darle de alta el sábado, pero presentó una reacción exógena, de rechazo de la situación, con desorientación tempo-espacial, que aconsejó mantenerle aquí un par de días más. El típico nerviosismo de los pacientes". Así se le comunicó a su mujer, Amparo Zabala. "Él no sabía lo que le pasaba. A estos enfermos generalmente se les dice que sufren una insuficiencia coronaria y conocen su estado después cuando se les prescribe el tratamiento. Murió sin enterarse; una parada mecánica del corazón, simultánea a una pérdida del conocimiento".

Cuando llegó a Palma, Alfredo Mayo, que ha participado en más de 250 películas, mantuvo un breve encuentro con los medios de comunicación para explicar su personaje en la serie, en la que trabajaba con Alfredo Landa, Cándida Losada, Nadiuska, Concha Cuetos, Marisa la Hoz y Fernando Hilbeck, bajo la dirección de Manuel Ripoll. Todos sus compañeros abandonaron Palma entre el jueves y el viernes, menos él, por causa de su enfermedad. "Mi papel es el del presidente de una emisora de radio. Es una serie muy divertida, pensada para que la gente se distraiga con las aventuras y desventuras, que de todo hay, de los que trabajamos en esta cadena de emisoras donde se desarrolla la acción", dijo el actor.

Un hombre aún atractivo

El último personaje de Alfredo Mayo, según el guión, fue el de un hombre de edad madura, aún atractivo, emprendedor y de talante liberal, que se enamora de la locutora de la emisora -interpretada por Concha Cuetos- y muere de un infarto. Epifanio Rojas, productor de la serie, comentaba esta circunstancia como un presagio: "Es una serie que arrastra la mala suerte. Antes de empezar, el productor al que yo tuve que sustituir sufrió un grave accidente de tráfico, del que aún no se ha repuesto".TVE, propietaria de Tristeza de amor, se ha encargado de todos los trámites para realizar el traslado del cadáver de Alfredo Mayo, que previsiblemente será embalsamado esta mañana y partirá hacia Madrid a las 21.15 horas. El próximo martes será enterrado en el cementerio madrileño de la Almudena.

Rodaje suspendido

La mujer de Alfredo Mayo, Amparo Zabala, se desplazó a Palma a principios de semana, cuando conoció el estado de su marido. Ayer continuaba aún aquí, pero, afectada y "muy nerviosa", no quiso hacer declaraciones de ningún tipo. Epifánio Rojas, en su representación, se encargó de explicar los últimos momentos del actor desaparecido: "Llevamos aquí sin poder rodar casi una semana, por el mal tiempo. Él en ningún momento había mostrado inquietud por su dolencia. Nos veíamos cada día en la clínica y estaba perfectamente. Incluso habíamos pensado marcharnos uno de estos días y volver a Mallorca en verano, para acabar de rodar las secuencias que faltan que son muchas".En su última entrevista concedida, Alfredo Mayo dijo ser consciente de haber perdido parte de aquella imagen de galán que hacía enamorar a las mujeres: "Pero todavía sigo despertando cierto interés. Muchas menos que antes, pero alguna que otra carta con declaraciones de amor sí que recibo aún. No nos engañemos; todas las mañanas cuando me afeito me doy cuenta de que los años no pasan en balde y de que todos los días voy envejeciendo un poco más".

Sus más recientes apariciones en Televisión Española han sido en la serie La noche del cine español, muchas de cuyas películas han sido protagonizadas por Alfredo Mayo, en papeles eminentemente militares. "Es un gran programa", declaró el actor, "muy cuidado e interesante, para dar a conocer a los jóvenes el cine español que se hizo en aquella época, mejor o peor, pero en definitiva el único que se podía hacer", dijo el desaparecido actor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de mayo de 1985