Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Conflictos entre el Gobierno y la magistratura

Morán asegura que hoy podrá cerrarse la negociación con la CEE

Todos los grupos parlamentarios mostraron ayer su apoyo -con sólo unas pocas reservas- a la posición negociadora del Gobierno español en el proceso de adhesión a la CEE. El ministro de Asuntos Exteriores, Fernando Morán, subrayó en su intervención ante el Pleno del Congreso que es posible cerrar hoy los capítulos fundamentales del tratado, dejando sólo pendiente el tema de Canarias y el de los recursos propios. "No se ha sacrificado ningún capítulo en función de ninguna prisa motivada por cualquier calendario interno o externo", dijo el ministro en alusión abierta a las implicaciones que tendría al retraso del ingreso sobre las elecciones españolas y sobre los acuerdos presupuestarios de la CEE, hechos ya en función de la ampliación.Durante los 40 minutos que duró su primera intervención, Morán, que fue aplaudido de forma unánime, hizo un relato pormenorizado de la marcha de la negociación en su última etapa, que comenzó el pasado día 17, y recalcó que es posible cerrar hoy los capítulos esenciales "sin sacrificar a la economía española ni a ninguno de sus sectores".

En sus intervenciones posteriores, la mayor parte de los grupos de la oposición vincularon -positiva o negativamente- el ingreso en la CEE con la permanencia en la OTAN. El primero en subrayar esta vinculación -y el único en hacerlo de forma negativa- fue el comunista Santiago Carrillo, que hablaba también en nombre de Euskadiko Ezkerra.

Decepción de Carrillo

Carrillo, tras reconocer los esfuerzos hechos por Morán, afirmó que el discurso de éste le había decepcionado, ya que esperaba "un claro juicio político" y se había encontrado sólo con "la cuenta de la tienda". "Sería peligroso", afirmó el diputado comunista, "que por el tema de la OTAN se dé la aprobación a un acuerdo que no sea beneficioso". "El Gobierno", añadió, "tiene enorme interés en sacar adelante el tema de la CEE por la cuestión de la OTAN".

Carrillo dijo también que la entrada de España en la CEE se hace en condiciones "difíciles de soportar", que obligarán "a plantearse en serio qué cambios va a haber que hacer en la economía española". El diputado comunista mostró su preocupación por los posibles perjuicios en cuanto a los productos láctetos, las frutas y hortalizas y Canarias. "Lo peor que puede suceder", concluyó, "es que en Bruselas se piensen que estamos dispuestos a aceptar cualquier condición".

Después de Carrillo, intervino el diputado del PNV Jon Gangoiti, que mostró su apoyo a las gestiones del Gobierno y afirmó que "la adhesión a la CEE es el mayor reto del Estado español para romper el aislacionismo". El centrista Luis Ortiz afirmó después que "existe una correlación entre la Europa comunitaria y la Europa de la OTAN", y mostró su preocupación por el hecho de que el tema canario haya sido apartado de los capítulos fundamentales que habrán de ser negociados hoy. El diputado centrista se preguntó si esta distinción se había hecho por razones técnicas o políticas.

"Europa es mucho más que la CEE", dijo el diputado catalán Miquel Roca, que intervino a continuación. "Es", añadió, "una comunidad, que se desarrolla en la economía y en la defensa, a la que España quiere incorporarse sin ambages ni reservas, sin recelos, sin segundas ni aviesas intenciones". Roca añadió que había que trasladar a Europa el mensaje de que España no quiere ser "ave de paso", sino encontrar en Europa y "su acerbo colectivo -económico, defensivo, cultural y político-, los viejos orígenes de la España europea".

Manuel Fraga mostró a continuación su voluntad de hacer "una clara declaración de europeísmo". "Estamos dispuestos", dijo, "a asumir los costos que representa el ingreso en la CEU. El líder conservador relacionó también las cuestiones OTAN y CEE: "No se puede", dijo, "separar las cuestiones económicas, culturales y defensivas que suscita la integración en Europa".

Fraga mostró sus reservas ante las condiciones en que se hará la adhesión y afirmó que le habían llegado quejas, entre otros, de los productores de vino de Jerez y de "los representantes del muy respetable sector porcino". Para finalizar, Fraga hizo una cita de Cánovas del Castillo -"con la patria se está con o sin razón, como con el padre y con la madre"- y se preguntó si no sería mejor decir que "la patria, como el padre o la madre, siempre tienen razón".

El socialista Luis Planas cerró el turno de intervención de los grupos parlamentarios, afirmando que, para los socialistas, la integración en la CEE es "una opción política integral", porque quieren "vincular definitivamente a España al conjunto de las democracias europeas" y porque aspiran "a contribuir a la formación de una Europa unida y fuerte".

Fernando Morán, entre aplausos y gritos de "muy bien" que surgían de los bancos de la mayoría, intervino por segunda y última vez reiterando que no ha habido ninguna prisa en la negociación, ya que, mientras el calendario seguía corriendo, volvió muchas veces de Bruselas "con las manos vacías" por "no ceder en un punto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de marzo de 1985

Más información

  • Todos los grupos parlamentarios apoyan la posición del Gobierno ante los 'diez'