Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Un proyecto ejemplar en Leganés

Entre el 14 de febrero y el 3 de marzo ha permanecido abierta en la sala municipal de exposiciones una muestra con los diversos materiales relacionados con el proyecto de remodelación urbana y museo de escultura al aire libre que piensa instalar el Ayuntamiento de Leganés en el extremo sur de la avenida del Parque de la Mancha. En dicha zona hay actualmente un descampado sólo interrumpido por la existencia de un edificio comercial, un mercacentro, que no logra evitar la sensación de solar aislado en medio de bloques de viviendas. La idea del municipio local no sólo de rematar la urbanización de este espacio muerto, sino de darle un contenido artístico-cultural, posee unas características ejemplares que merecen, a mi modo de ver, un comentario.En primer lugar hay que destacar la valiente iniciativa de diseñar un museo de escultura actual al aire libre en un lugar cuyo desmesurado crecimiento demográfico ha borrado en los últimos años la fisonomía estética e histórica de esta importante población de la comunidad madrileña, que se ha visto así convertida en una ciudad-dormitorio, extrarradio de la capital.

Si he adjetivado corno valiente la iniciativa es porque se ha confiado en ocho escultores de vanguardia, la mayoría jóvenes, corno lo son básicamente los habitantes de Leganés. En segundo lugar, me parece asimismo muy encomiable que el municipio haya demostrado la comprensión y sensibilidad precisas para percatarse de que en un proyecto de estas características es tan importante el cómo como el qué.

Quiero decir que no se hayan dejado arrastrar por la pendiente fácil de resolver el asunto dejando caer las piezas diseminadas por el lugar, sin orden ni concierto; esto es: sin un plan de remodelación coherente del conjunto, lo cual hubiera significado seguramente el progresivo abandono y degradación de las esculturas allí abandonadas y, con ellas deterioradas, la malversación final de una iniciativa noble.

Emplazamiento digno

Con este acertado criterio de base han encargado un proyecto de ideas para la elaboración de un plan global de museo-parque cuyos autores son los arquitectos Estanistao Pérez-Pita y Jerónimo Junquera, que han diseñado un modelo de intervención no sólo en el área precisa de ubicación de las esculturas, sino en su entorno inmediato.

De esta manera, las interesantes piezas encargadas a Tony Gallardo, Tom Carr, Ángeles Marco, Susana Solano, Mitsuo Miura, Eva Lootz y Adolfo SchIosser, todos ellos bien conocidos por los aficionados españoles al arte contemporáneo y que merecieron formar parte de una muy celebrada muestra de escultura que organizó La Caixa hace ahora aproximadamente un año, tendrán garantizada la dignificación de su emplazamiento, operación clave para su mantenimiento y, sobre todo, para que obtengan un rendimiento cultural óptimo.

Naturalmente, aunque los pasos dados hasta el momento presente son los correctos e incluso se puede afirmar que desbordan favorablemente las expectativas normales en casos parecidos, hay que ser conscientes también que el proceso es largo y no será perfecto hasta que no se lleven a cabo sus últimas consecuencias.

Y no estoy insinuando que existan dudas sobre la decidida y entusiástica intención municipal de arribar al mejor puerto, sino que en este tipo de proyecto es preciso simultanear la acción física de transformación con un programa de animación cultural local que haga participar e integre la voluntad de los vecinos, que son los destinatarios fundamentales de este hermoso plan.

En definitiva, que si se logra conjugar la letra y la música de este proyecto urbanístico estimulante -la teoría y la práctica, el proyecto y el remate, el lenguaje de los especialistas y la participación popular-, se habrá consumado una acción de política municipal de altísimo nivel, que reforzará las señas d e identidad de esta jovencísima comunidad ciudadana y abrirá un camino muy imitable por otras zonas densamente pobladas de extrarradio del resto de nuestro país, quizá las que más dolorosamente han sufrido la degradación urbanística del crecimiento alocado dictado sólo a instancias de la especulación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de marzo de 1985

Más información

  • Parque-museo de escultura