Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Réplica de Manuel Alonso

En el número de ese diario correspondiente al 26 de febrero del año en curso, y en la sección de Cartas al director, aparece publicada, si bien fraccionadamente, la carta que sobre el comandante Patiño remití a usted en 21 anterior.Precisamente se ha cuidado usted de mutilar la mencionada carta, suprimiendo el dato que refleja el contenido más objetivo de los hechos y el que ponía en mayor medida de manifiesto la falsedad de las afirmaciones contenidas en el artículo a que se hacía referencia en mi carta.

Ya veo la forma que ese diario tiene de entender la libertad de expresión, de la cual se dice ardiente defensor. Por lo comprobado, la censura sigue ejerciéndose por quienes, como usted, tienen la posibilidad de hacerlo. Bien triste todo, máxime cuando su diario se enuncia como independiente. Independiente, tal vez; pero no veraz.-

Posdata: en vista de lo ocurrido, con esta misma fecha remito el texto íntegro de mi carta al diario Abc, por si en éste considerasen conveniente darle íntegra acogida.

El párrafo omitido a que hace referencia la carta anterior es el siguiente: "Por último, y lo que acredita plenamente la ligereza con que ese periódico obra, al informar a sus lectores, basta con señalar la absoluta falsedad de su afirmación, según la cual el despido del comandante Patiño se debió a agresiones a uno de los co-

Pasa a la página 10

Viene de la página 9

mandantes que no quisieron sumarse a la huelga', afirmación ésta que ustedes dicen consta en su expediente. Pues bien, el despido lo fue, según consta en el expediente, por 'haberse producido unos incrementos en los tiempos de vuelo, de calzo a calzo, sin causa que los justifique', hechos éstos que, como saben ustedes perfectamente, fueron rechazados posteriormente por la Magistratura de Trabajo, que declaró nulo el despido del comandante Patiño. No hubo, pues, y en ningún momento, la agresión a compañero alguno, cuya afirmación ignoro de dónde hayan podido sacar ustedes, a no ser de su calenturienta imaginación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de febrero de 1985