Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adjudicadas las Bodegas Paternina a Marcos Eguizábal

La comisión reprivatizadora de las empresas de Rumasa propuso ayer adjudicar Bodegas Paternina a Marcos Eguizábal, quien se ha comprometido a asumir las deudas de Paternina y a no vincular su oferta a los resultados de la auditoría sobre la situación de esta sociedad, condiciones que habían retrasado la adjudicación.Después de casi dos meses de negociaciones y tras una fuerte competencia que ha llevado a la comisión para la reprivatización a exigir en tres ocasiones la presentación de nuevas ofertas o el cumplimiento de determinadas garantías para la compra, el empresario Marcos Eguizábal será propuesto finalmente al Consejo de Ministros como candidato a la compra de las Bodegas Paternina, que cuenta con instalaciones en Ollauri y Haro.

Eguizábal, prácticamente desconocido en el negocio del vino de Rioja hasta el pasado mes de octubre, compró recientemente las bodegas Lan y Franco Españolas, también de Rumasa, y ha pasado a convertirse en el mayor bodeguero de La Rioja después del grupo Savin, con una cuota de mercado estimada entre el 16 y el 18% del total del vino de rioja.

La oferta final de Marcos Eguizábal por las bodegas Federico Paternina, que ha competido con el grupo Savin, Pedro Rovira, Mario Caprile y un grupo riojano, consiste en pagar 90 millones de pesetas por la totalidad de las acciones de la empresa, asumiendo el pasivo, que asciende a unos 2.400 millones de pesetas, y comprometiéndose a pagar la deuda bancaria de 906 millones en cinco años al 8% de interés.

Con la vuelta de Paternina al sector privado solo quedan por vender del holding Rumasa en la Rioja las bodegas Berberana y algunas fincas agrícolas. El caso de Berberana ofrece especial dificultad debido al gran volumen de la empresa y a su difícil situación financiera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de febrero de 1985