El partido comunista plantea nacionalizar la banca en su nuevo programa económico

La banca debe estar controlada por el Estado, antes que la banca le controle, según afirmó ayer Nicolás Sartorius, al presentar el programa económico del PCE. Sartorius explicó que el sector bancario "estaba ya maduro para la nacionalización, que debería hacerse progresivamente", pero que debía abordarse sin dilación. El dirigente comunista afirmó que "a partir de este momento el PSOE no podría decir que no existía alternativa alguna a su política. El PCE ha presentado su alternativa, y otra cosa es que se la tenga en cuenta".

Sartorius aclaró que la nacionalización de la banca no tenía por qué ser un cataclismo y propuso que en principio el Estado podría asumir el 51% del capital para instituir un sistema mixto, con el fin de evitar el exceso de poder de la banca. "Yo me pregunto", dijo, "quien controla hoy a quién. Si el Gobierno a la banca o la banca al Gobierno".Sobre los logros del PSOE en su política económica fue especialmente duro. A su juicio sólo hay una forma de saber si una determinada política da resultado: si se vive mejor o si hay menos paro. Ambas cuestiones, según Sartorius, tienen una sóla respuesta: "Hoy se vive peor, y hay más paro". Lo que viene a significar un fracaso de la política seguida por los socialista. En este sentido aseguró que no entendía cómo podía afirmarse desde el poder que se habían conseguido los objetivos propuestos. "En inflación se ha sobrepasado en un punto las previsiones del Gobierno, y en paro, en lugar de los 800.000 puestos de trabajo, se ha registrado una destrucción de empleo".

Respecto al programa que ayer presentó el PCE -"pendiente aún de su discusión con otras fuerzas políticas y sindicales", como lo definiera Andreu Claret- Nicolás Sartorius destacó que se trataba de un trabajo riguroso que "coincide, en líneas básicas, con los planteamientos de izquierda socialista".

El dirigente del PCE puso especial énfasis en que con la alternativa presentada por el PCE se daba respuesta a afirmaciones del presidente González que en distintas ocasiones había asegurado que no existía alternativa alguna a la política socialista. "Si se es honesto, ya no podrá decirse esto. Se podrá decir que no les valen nuestras propuestas, pero no que no existan políticas distintas".

Al hablar de la Seguridad Social, Nicolás Sartorius mostró su convencimiento de que habrían de ser los sindicatos y la patronal quienes gestionaran el sistema.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS