Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento de Israel rechaza una iniciativa para dificultar la conversión al judaísmo

El Parlamento israelí rechazó el miércoles una propuesta de los cuatro partidos religiosos para redefinir lo que es un judío. La iniciativa, que trataba sobre los conversos al judaísmo, pretendía que fuesen reconocidos como judíos sólo los convertidos por rabinos ortodoxos.El resultado de la votación fue de 62 contra 51, con una abstención. La discusión que precedió a los votos fue tensa y emotiva. La propuesta exigía que las personas convertidas al judaísmo por los rabinos conservadores o reformistas no serían consideradas judías por el Gobierno y, por tanto, no obtendrían la ciudadanía israelí.

Los rabinos ortodoxos no creen que los movimientos conservadores y reformistas se adaptan a los dictados estrictos de la ley judía. La aprobación de la ley hubiera supuesto un enfrentamiento entre los judíos del interior de Israel y del exterior, fundamentalmente de Estados Unidos, donde están más representados los reformistas.

"Este resultado es una victoria para el pueblo judío", dijo el rabino Richard Hirsch, líder de la Unión Mundial para el Progreso y la Reforma del Judaísmo y máximo representante del lobby norteamericano.

El primer ministro israelí, Shimon Peres, afirmó, en un discurso pronunciado antes de la votación parlamentaria, que era necesario rechazar la propuesta. "Nos enfrentamos a serios problemas de Estado, y dudo mucho que podamos perder el tiempo en temas como éstos. Quién es judío es algo que está determinado desde hace muchas generaciones. El objetivo de nuestra generación es buscar las formas de defender al pueblo judío", dijo el jefe del Gobierno.

Los judíos ortodoxos, por el contrario, creen que el resultado de la votación fue un serio revés para lo que ellos consideran como preocupación principal: preservar la integridad religiosa del pueblo judío. Los ortodoxos creen que los movimientos conservadores y reformistas convierten con demasiada facilidad a los no judíos.

"Quién es judío es un tema más importante que la retirada de Líbano, porque en el tema de Líbano estamos hablando de la vida y la muerte de individuos, mientras que aquí estamos hablando de la vida y la muerte de nuestra nación", dijo el rabino Isaac Peretz, líder del partido Shas y ministro del Interior.

Durante el debate, el rabino Abraham Verdiger, del partido Morasha, dijo que el movimiento reformista "distorsiona y falsifica el judaísmo". "Quieren celebrar el sabbath en domingo", añadió.

La ley del retorno, aprobada en el Parlamento israelí en 1950, dice que todos los judíos tienen derecho a convertirse en ciudadanos de Israel, y define como judía a cualquier persona nacida de madre judía o convertida al judaísmo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de enero de 1985

Más información

  • Enfrentamiento entre rabinos ortodoxos y reformistas