Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía proyecta medidas de presión y huelga por la falta de diálogo con Interior

El Sindicato Profesional de Policía (SPP), colectivo que representa al 85% de la corporación policial, someterá a estudio de sus órganos directivos, los días 30 y 31 de enero, la posibilidad de adoptar medidas de presión y convocar una huelga, "ante el creciente deterioro de las relaciones entre la policía y el Ministerio de Interior", informó un portavoz autorizado. Manuel Fraga, dirigente de la oposición conservadora, haciéndose eco de este malestar, se ha dirigido por carta al ministro del Interior, José Barrionuevo, instándole a propiciar una solución concertada, antes de someter el problema al Parlamento.

En una carta recibida en Interior, dirigida a Barrionuevo, el presidente de Alianza Popular (AP) indica: "En los últimos meses nos están llegando de manera creciente noticias respecto a una situación de malestar en el Cuerpo Superior de Policía". Y añade: "Parece que existen muchos problemas profesionales cuya resolución se dilata o se realiza sin tener totalmente en cuenta las realidades de estos cuerpos".Fraga escribe también: "Recientes sucesos que afectan a los miembros del cuerpo, según nuestra información, han elevado el grado de inseguridad profesional y desmoralización. Estoy seguro de que comparte conmigo la imperiosa necesidad de que toda sociedad cuente con una policía eficaz, profesionalizada y con la más alta moral y espíritu dé servicio, mucho más en momentos como los actuales de incremento de la inseguridad ciudadana".

"Si estos profesionales tuvieran que llegar a plantear medidas de presión", agrega, "por falta o agotamiento de un diálogo constructivo, lo que hoy constituye un problema profesional podría terminar siendo un problema de Estado. Por todo ello, me permito expresarle nuestra grave preocupación por este asunto, que por su delicada naturaleza convendría no tener que llevar al Parlamento, en evitación del aún mayor deterioro que sufriría la imagen de estos cuerpos".

Diálogo bloqueado

El presidente de AP termina la misiva rogando a Barrionuevo que considere el escrito "como expresión de un deseo de que su ministerio, a través del diálogo con los legítimos representantes de los cuerpos afectados, pueda llegar al encauzamiento correcto y compatible por todos de las distintas situaciones profesionales que hoy se producen". Los inspectores Manuel Novás y José Martínez, presidente y portavoz del SPP, respectivamente, informaron ayer que la situación generada por Interior, que tiene bloqueado desde octubre de 1983 todo diálogo con los dirigentes sindicales de la policía, les obliga "a adoptar este tipo de medidas, ya que no existe otra alternativa".Según Martínez, Rafael del Río, director general de la Policía, ha puesto en práctica una represión "absoluta y feroz" contra los dirigentes sindicales, hasta el punto de que actualmente todos los miembros de la Junta Nacional del SPP se encuentran expedientados, algunos con varias sanciones. Éste es el caso del propio Martínez, que cuenta con cuatro expedientes.

Novás y Martínez se quejan de la falta de diálogo por parte de Interior, cuyo titular, Barrionuevo, no les concede desde hace más de un año las sucesivas entrevistas pedidas. Según estos sindicalistas, Interior tiene paralizados dos proyectos de ley importantes, el de Cuerpos y Fuerzas de la Seguridad del Estado y el de unificación policial, que, de mantener su primer criterio, serán los que conduzcan al "verdadero cambio prometido y esperado dentro del colectivo policial".

La última huelga de policías se produjo el 29 de noviembre de 1983.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de enero de 1985

Más información

  • Fraga pide a Barrionuevo que solucione el problema