Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La esposa de un guardia civil que disparó contra ella fue enterrada ayer

María de los Ángeles Rodríguez , que murió el pasado día 5 a causa, del disparo efectuado por su esposo, Ángel Bustos Arcos, miembro en activo de la Guardia Civil, fue enterrada al mediodía de ayer en el cementerio de Fuencarral. Familiares de la víctima desmintieron que la noche en que ocurrieron los hechos María de los Ángeles volviera a su domicilio acompañada por un hombre que se dio a la fuga cuando se percató de la presencia del marido, versión que facilitó la Guardia Civil. María de los Ángeles vivía en la calle de Lacoma, número 15, en el barrio de Peña Grande, de Madrid.Una amiga íntima de la víctima que no quiso identificarse, explicó indignada que "las informaciones facilitadas en los medios de comunicación están equivocadas". Según su versión, María de los Ángeles no llegó a su domicilio en un automóvil acompañada por un hombre. Esta persona afirmó: "Volvió a su casa con sus cuatro, hijos desde la mía, donde habíamos estado toda la tarde tomando chocolate y roscón".

Familiares de María de los Angeles corroboraron esta información, ya que así se lo había contado el hijo mayor del matrimonio, de 15 años de edad, que fue quien avisó a la policía y paró al conductor de un automóvil para que auxiliara a su madre cuando fue herida.

María de los Ángeles Rodríguez y Ángel Bustos Arcos estaban tramitando su separación legal. La víctima, según explicaron unos vecinos del edificio donde vivía, trabajaba como asistenta para algunas casas del barrio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de enero de 1985