Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

20 muertos por la ola de frío que asola Europa y el Magreb

Las nevadas y heladas producidas por una de las olas de frío más agudas del siglo afectan y casi paralizan a Europa y al Magreb. Al menos 20 personas han muerto en países europeos de frío o por accidentes de Circulación motivados por las duras condiciones meteorológicas.

En Francia las temperaturas han bajado a niveles a los que no se llegaba desde 1894. Los lagos en torno a París están congelados y la nieve cubre las palmeras del paseo marítimo de Niza, lo que nunca hasta ahora había ocurrido. El Danubio ha dejado de ser azul en el norte de Yugoslavia y ayer amaneció completamente blanco por el hielo.

El caos circulatorio es la nota dominante en el Reino Unido y en los países del Benelux, con carreteras y autopistas bloqueadas por la nieve y el hielo, lo que hizo que muchos automovilistas abandonasen sus vehículos y trataran de subir a trenes que también se veían afectados por el frío.

En el norte de Italia el termómetro descendió hasta los 25º bajo cero, y en Roma el metro tuvo cerradas algunas líneas debido a la congelación de numerosas unidades. Los autobuses de la Ciudad Eterna circulaban con cadenas.

En la República Federal de Alemania se registran temperaturas por debajo de los 20º bajo cero, y ayer el diario sensacionalista hamburgués Bild Zeitung tituló expresivamente "-37º Brrrr".

Las temperaturas de la parte central de Europa se encuentran, sin embargo, bastante lejos de, las que se registran en algunas zonas de Finlandia, como los 50º bajo cero habidos en la ciudad de Salla, en cuyas inmediaciones el Ejército continúa los trabajos para localizar restos del misil soviético que se estrelló hace 10 días en la zona.

Esta extraordinaria ola de frío ha afectado a los países del Magreb. La mayoría de las carreteras del Atlas marroquí se vieron cortadas por las nieve y el hielo. Una fuerte tormenta hizo descarrillar el expreso Magreb Arabe cerca de la ciudad de Meknés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de enero de 1985