Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Las eléctricas vuelven a coparla mayor parte del negocio _

Las predicciones sobre los primeros tanteos realizadores del año se vieron defraudadas, al parecer, por el volumen que alcanzó la contratación en renta variable, tanto la registrada en los corros como en lo que se refiere a las compras a crédito. Fue en particular el nivel de negocio de los valores eléctricos el que obligó a la inversión a corto a suspender, en algunos casos sólo momentáneamente, las operaciones previstas, ya que el sector casi acaparó el 50% del total del negocio de acciones, y en las compras a crédito superó el 80% del total contratado.Algo más de 1.400 millones de pesetas avalan la evolución de este sector a medio plazo, o cuando menos esto es lo que parece que pensaron aquellos que el viernes anterior intentaban colocar algunas partidas fuera de hora, dando a entender así cuál iba a ser la trayectoria del mercado.

Sin embargo, la evolución del grupo no fue todo lo brillante que se podía esperar, y a lo largo de la mañana se sucedieron una serie de escarceos cuyo principal protagonismo le correspondió a los derechos de suscripción. Hidrola y Sevillana cerraron con el cambio más bajo de los registrados, que en el segundo de los casos fueron 10, con lo que parece que la ausencia de papel que ha caracterizado las últimas sesiones empieza a tocar fondo.

La situación en el grupo bancario era similar, pero sensiblemente acentuada, ya que la trayectoria del sector en las últimas reuniones indicaba un descenso progresivo del empuje comprador. El papel fue el protagonista, si bien no se pudo detectar, dentro de las posibilidades que ofrece el mecanismo de la caja, una clara voluntad de venta. Al parecer, se trataba de los primeros sondeos de la inversión a corto que fueron asimilados sin problemas.

Los saldos más abultados les correspondieron a Banesto, Hispano y Vizcaya, y salvo en el último caso, las propias entidades se encargaron de retirar más del 50% de los títulos a la venta. Bilbao y Central aprovecharon sus escasos restos compradores para anotarse unas mejoras de dos y tres enteros, respectivamente, con lo que parece culminar el proceso alcista que estos valores han experimentado en las primeras sesiones de este ejercicio.

Las actuaciones más destacadas corrieron a cargo de los valores industriales, que lograron mejoras de hasta 20 enteros, como fue el caso de Zardoya Otis. Avances menos espectaículares fueron los de Duro Felguera, Petromed, Asland y Koipe, por citar algunos casos, pero, en conjunto, la continuidad de la tendencia al alza encontró en estos sectores su principal apoyo.

En otro orden de cosas, Popularinsa descontó en todas sus series un dividendo neto de 41 pesetas, recuperando tan sólo 0,20 enteros. Tudor descontó asimismo un dividendo a cuenta del pasado ejercicio de 16,40 pesetas netas por acción, equivalentes a 3,28 enteros, recuperándolo íntegro al publicar dinero sin operaciones seis enteros por encima de su último cambio.

La de ayer fue, en suma, una sesión en la que se entremezclaron los deseos de una buena parte de la inversión a corto de retirar sus beneficios con el mantenimiento, más a largo plazo, de la tendencia al alza. La presencia del papel en los corros fue asimilada sin apenas tropiezos, pero ahora habrá que esperar a ver la reacción ante un ataque más serio como el que, según el sentir general, habrá de llegar en las próximas reuniones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de enero de 1985