Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último juicio de 'el Torete'

El próximo día 21, Ángel Fernández Franco se sentará en el banquillo de los acusados para responder en la última causa que tiene pendiente con la justicia. La acusación que pesa sobre él es la de robo con intimidación y tenencia ilícita de armas, delitos por los que el fiscal solicita un total de cuatro años de prisión. A su lado se sentarán también los otros tres procesados: Juan Moreno Cuenca, el Vaquilla, su hermanastro Miguel Ugal Cuenca, el Carica, y Alfredo Carot Aparici. Los hechos que se juzgarán el viernes sucedieron el 2 de septiembre de 1978, cuando los procesados fueron sorprendidos por un inspector de policía en el momento en que se disponían a robar un coche Masseratti a punta de pistola, según se señala en la acusación del fiscal. El inspector efectuó tres disparos al aire con la intención de intimidar a los componentes del grupo, pero éstos emprendieron la huida. Los cuatro fueron detenidos más tarde por la policía.El fiscal solicita dos años de privación de libertad para el Carica, y sólo tres meses de arresto para los otros dos procesados, el Vaquilla y Carot Aparici, porque en el momento de producirse los hechos eran menores de edad.

El Torete fue juzgado el pasado 20 de noviembre en la Sección Segunda de la Audiencia Territorial de Barcelona por un presunto delito de tenencia ilícita de armas, por el que el fiscal solicitaba seis años de prisión. El Torete que se sentó entonces en el banquillo no se parecía en nada al protagonista de Perros Callejeros. Su aspecto era el de un hombre maduro que afrontaba sereno un reto. Fue absuelto a los pocos días por el tribunal. Mientras el presidente de la sala pronunciaba el ritual "visto para sentencia" Ángel Fernández tal vez pensaba en el papel de policía que De la Loma piensa ofrecerle en una próxima película.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de diciembre de 1984