GENTE

Alfred Holmes,

Sargento británico destinado en Gibraltar desde hace más de veinte años, parece fiar su permanencia y la continuación de su trabajo en la Roca más a la leyenda de los monos que a la suerte de la historia. El sargento ha declarado a Stephen Pile, reportero del semanario británico Sunday Times, que en Gibraltar han nacido 11 monitos más en los últimos días, lo que parece un buen augurio si se recuerda la antigua leyenda que relaciona la supervivencia de los monos en la Roca con la perpetuación colonial británica. El día que deje de haber monos, los ingleses tendrán que marcharse, viene a decir la tradición que atribuye a los simios tan feliz representatividad. "Estas son malas noticias para España", escribió Pile al referirse a los monitos recien nacidos Tim, Dick, Jane, Princess Alexandra y sus otros compañeros. Los nostálgicos del imperio pueden respirar tranquilos porque los 53 monos que habitan la Roca "gozan de buena salud". Decididamente, los cinco ejemplares traídos de África en 1923 han cundido mucho.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS