Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un presupuesto para regalos

, Cuando Pablo Porta se despidió oficialmente de la federación, en los últimos días de noviembre, hacía ya un mes que se había agotado el presupuesto del capítulo destinado a relaciones públicas. En el último mes del mandato de Pablo Porta se llegaron a facturar unos dos millones de pesetas en insignias, llaveros, corbatas, recuerdos y regalos. Su concesionario fue Antonio Manso Fiel, propietario de la empresa Reclamos Publicitarios, que culminó en noviembre el agosto que inició hace años en la Federación Española de Fútbol. Antonio Manso hasta fabricó la urna en la que se depositaron los votos que eligieron al sustituto de Porta.

Su junta de gobierno, la mutualidad de futbolistas, los presidentes de las federaciones territoriales, los funcionarios de la federación española, se despidieron en su día de Porta con el correspondiente regalo, que proporcionó el propietario de Reclamos Publicitarios. Se desconoce quién o quiénes pagarán los regalos de los directivos, pero los casi 60 trabajadores de la federación española sí saben que el importe de su regalo saldrá de sus bolsillos, mejor dicho, de sus nóminas, cuando a cada uno de ellos le descuenten unas 2.000 pesetas. Además, la mayoría de estos funcionarios se enteraron del regalo a su ex presidente cuando prácticamente estaba ya consumado.

Elia Domínguez, como la funcionaria más antigua de la federación, sin relación familiar alguna con el secretario federativo pese a la coincidencia de apellido, fue la encargada de leer unas palabras de despedida a Porta, escritas por un autor anónimo para muchos de los empleados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de diciembre de 1984