Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las inversiones públicas sólo habían sido ejecutadas en un 50% en los 10 primeros meses del año

De los 6,3 billones de pesetas a que ascienden los gastos presupuestados por el Estado para el presente año, habrán sido pagados al terminar el ejercicio un 87%, según estimaciones, oficiales. Este nivel de ejecución resultaría algo inferior al del año pasado, cuando el retraso en la entrada en vigor de los presupuestos concentró la aceleración del gasto en el segundo semestre y determinó al final menores niveles de realización. En los 10 primeros meses de 1984 ha sido gastado el 68,7% de lo previsto para todo el año.

En inversiones públicas y en intereses de la deuda el nivel de ejecución contable apenas ronda el 50%.Los datos conocidos esta semana por la Intervención General del Estado indican que, a 31 de octubre pasado, los pagos ordenados y las obligaciones reconocidas se situaban en 4,3 billones de pesetas, frente a los 6,3 billones presupuestados para todo 1984.

El 68% de ejecución logrado ha sido superior al 62% del período enero-octubre del año pasado, en que la prórroga de los presupuestos de 1982 a la primera parte de 1983 determinó un escaso nivel de realización de los gastos previstos.

La realización del año

Sin embargo, y aun cuando los equipos ministeriales ya se han "acostumbrado a gastar", en palabras recientes del ministro de Economía y Hacienda, Miguel Boyer, las últimas estimaciones de este departamento apuntan que el año terminará con una realización del 94,3% en términos de obligaciones reconocidas y del 89,9% en cuanto a pagos ordenados.Los mayores grados de cumplimiento de los presupuestos se registrarán, según fuentes oficiales, en las operaciones corrientes (personal, compras, intereses y transferencias), donde se espera llegar al 95% por obligaciones reconocidas y al 87% por pagos ordenados.

En las operaciones de capital (inversiones reales y transferencias) la ejecución prevista quedará en el 91% para obligaciones reconocidas y 88% para pagos ordenados.

El desfase de las inversiones reales ha sido acusado durante los 10 primeros meses del año: las obligaciones reconocidas apenas han absorbido un 43% de los 503.629 millones de pesetas consignados para todo 1984.

El año pasado también iba ejecutado por las mismas fechas un 43%, aunque el presupuesto se aproximaba a los 521.000 millones de pesetas.

Si se incluyen las transferencias de capital (dinero que debe ir a parar a inversiones de empresas y organismos autónomos), el nivel de realización de las inversiones hasta el 31 de octubre ha sido del 52,5%, prácticamente similar al del año pasado, si bien la dotación de 1983 fue inferior en más de 100.000 millones de pesetas a la del presente año.

Así, los pagos ordenados para inversiones reales han sido un 5,7% inferiores a los de enero-octubre de 1983, y los de transferencias de capital, un 13,3% superiores, lo que arroja para ambos un aumento medio del 6,6%.

Los intereses de la deuda

Los intereses de la deuda pública son otro capítulo con muy baja realización a finales de octubre: el 49%, contra un 57,8% en las mismas fechas del año pasado.Para los otros gastos, su ejecución a 31 de octubre oscilaba entre el 74%-76% de las remuneraciones de personal y las transferencias corrientes y el 55% de la compra de bienes y servicios. En los tres casos ha sido mayor que el año pasado entre cuatro y ocho puntos.

Los indicados niveles de realización del presupuesto de gastos y un cumplimiento relativamente alto de las previsiones de ingresos en los 10 primeros meses del año (véase EL PAIS del pasado jueves) han determinado un déficit de caja del Estado de 1.113.804 millones de pesetas, cifra que el Ministerio de Economía y Hacienda considera ajustada a las previsiones iniciales. A su juicio, el año se cerrará con los 1,35 billones de pesetas de desequilibrio entre ingresos y gastos.

El déficit inicial

Según medios financieros, el déficit inicial del Estado, sin cargas financieras derivadas de los pagarés del Tesoro, debía ser de 1,1 billones de pesetas y la contabilización de todas ellas elevaría los intereses registrados al terminar el año en más de 400.000 millones de pesetas adicionales a los 142.000 millones ejecutados hasta el 31 de octubre.Pero los portavoces oficiales consultados insisten en que dichas operaciones no obstaculizarán el concluir el ejercicio con los 1,35 billones de déficit fijado como objetivo (5,5% del producto interior bruto en términos de contabilidad nacional).

Agregaron estos portavoces oficiales que los intereses de los pagarés ya están contabilizados en operaciones extrapresupuestarias y, por tanto, en el déficit, debido a lo cual su afloración final al capítulo de intereses del presupuesto no modificará las cifras de déficit.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de noviembre de 1984

Más información

  • El Estado habrá gastado cuando termine este año el 87% de los 6,3 billones presupuestados