Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hermanos Mejías, la alegría del Cádiz

, Sevilla
Se trata de una saga que nació mucho antes de los tiempos que corren, que surgió de la cantera sin pretensiones de fama y que conserva la sencillez y las costumbres populares como pequeño tesoro cotidiano. Los Mejías tienen en su haber ocho goles cada uno-empataron a tres el pasado domingo y son jugadores de Primera en Segunda División. Mejías I se llama Pepe y es, además, el representante sindical de los jugadores del Cádiz, lo que le ha dado más disgustos que alegrías. Mejías II es Salvador y tiene 21 años, cuatro menos que su hermano. El Sevilla ofreció por el mayor 70 millones, pero el Cádiz quiso 30 más.

La tradición-futbolística les llegó por consangüinidad a los hermanos Mejías. Su padre era delantero centro del Hércules Gaditano, antiguo club local que se fundió con el Cádiz para formar la entidad deportiva actual. Pero jugaba de todo, incluso de portero si era preciso. Así las cosas, los hijos ya nacieron con el balón debajo del brazo. Pepe es el mayor, tiene 25 años y arrancó de las divisiones inferiores. Lleva ocho temporadas en el Cádiz y es el jugador más traspasable de la era Irigoyen.Esta misma temporada estuvo a punto de ser traspasado al Sevilla, equipo que lo ha pretendido en más de una ocasión. La oferta del club sevillano no pasaba de los 70 millones y el Cádiz pedía 100.

No era la primera vez que Pepe Mejías estaba a punto de abandonar su ciudad. Todos esos rumores le afectan anímicamente en los comienzos de temporada: "Siempre empiezo desilusionado porque no deja de haber rumores sobre mí. Es lógico que quiera prosperar porque todo el mundo quiere ascender en la vida, pero a mí me cortan las aspiraciones los intereses económico?, explica Mejías I, el delegado de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) en el Cádiz.

La vocación sindicalista le nace porque "la plantilla tiene más confianza en mí. Yo tengo la responsabilidad de los temas más serios y eso es así porque creo que el sindicalismo de los jugadores es necesario. Hasta ahora los futbolistas no disfrutábamos de unos derechos y beneficios que tiene cualquier trabajador. Para eso está la AFE".

La reciente huelga tuvo un amargo- desarrollo para Pepe Mejías, pero el resultado fue positivo: "La huelga ha sido buena para nuestro futuro", asegura, "y se nota en que ahora estamos más tranquilos. Yo sé que se nos acusa a los jugadores de la crisis del fútbol y no es así. Lo que ocurre es que, si a la huelga y a las elecciones le sumamos los problemas que tiene en su casa, el aficionado termina por no acudir a los estadios". Sobre las recientes elecciones a la federación, una lacónica frase resume su pensamiento: "En todos los sitios pasa igual". Mejías I ha sido el máximo goleador de su equipo en dos temporadas; en la actual tiene en su casillero 8 dianas, las mismas que su hermano Salvador, y ambos lograron hacer tres tantos al Deportivo de la Coruña.

El año de Salvador

Salvador, el más joven, no lanza las campanas al vuelo. Salva, Mejías II, tiene 21 años y ha sido seleccionado en la sub 21 para dos partidos; uno, la semifinal del Campeonato de Europa, en la que jugó el último cuarto de hora. Si los condicionamientos económicos de quienes compran y venden futbolistas no lo impiden, éste puede ser el año de Salvador Mejías: "Desde luego, es uno de los mejores años del Cádiz porque estamos jugando muy bien, para ganar, para destacar en la delantera".Mejías I es un medio-punta goleador que se desenvuelve muy bien desde el círculo central hasta la raya de gol contraria. Controla la bola con maestría y reparte juego con la misma velocidad que rompe las barreras. Va muy bien con las dos piernas y de cabeza.

Mejías II tiene la madera de esa generación de delanteros goleadores que no destaca por la altura física. Podría ser la réplica de López Ufarte o Rubio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de noviembre de 1984

Más información

  • Cada uno ha marcado ocho goles, y ambos se distinguen por el juego ofensivo