Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GALICIA

El ciclón 'Klaus' pasó sin ocasionar daños importantes

Los servicios de Protección Civil han levantado el estado general de prealerta declarado en Galicia y norte de la Península, tras el paso de una profunda borrasca activada por los restos del ciclón tropical Klaus, que se adentró ayer, perdiendo fuerza progresivamente, en territorio francés.

El temporal provocó la muerte en la tarde del jueves de un pescador en Muros (La Coruña), aunque los daños materiales causados por el Klaus han sido escasos y muy inferiores a los producidos por el paso del Hortensia, hace poco más de un mes.

Las intensas precipitaciones lluviosas, que provocaron algunas dificultades en vías de comunicación y pequeñas inundaciones en bajos de núcleos urbanos, han sido el efecto más destacado de la borrasca. Las lluvias más intensas se registraron en las Rías Bajas, recogiéndose en el aeropuerto de Vigo 83 litros por metro cuadrado. Fue también en la provincia de Pontevedra donde se produjeron algunas interrupciones en la vía férrea, llegando con notable retraso trenes de cercanías y el expreso Madrid-Vigo.

La inundación más aparatosa tuvo, sin embargo, por escenario la iglesia románica de la Colegiata del Sar, en Santiago de Compostela, cuya estructura está ainenazada por esta y anteriores inundaciones de agua, que han minado las junturas del histórico templo.

Cortes de energía

Las rachas de viento afectaron especialmente de madrugada a las zonas montañosas de Galicia, provocando cortes de energía eléctrica en municipios aislados, sobre todo en la provincia de Lugo.El servicio metereológico de Monteventoso, en Ferrol, registró una velocidad máxima del viento de 120 kilómetros hora. En este mismo punto, al paso del Hortensia, el vendaval había alcanzado los 160 kilómetros hora. Aunque toda la red de Protección Civil se había declarado en estado de prealerta, y los organismos de la Administración Central y autonómica montaron dispositivos especiales, apenas fue necesaria su intervención.

En Asturias la borrasca originó abundantes lluvias, y vientos de hasta 113 kilómetros por hora en algunas ocasiones, pero no causó ningún daño material ni humano en el Principado, según señalaron ayer a este periódico los responsables del servicio provincial de información civil, informa Miguel Somovilla desde la capital asturiana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 1984