Los 105 trabajadores

en Madrid de la constructora coruñesa Rodolfo Lama Construcciones, SA (Rolasa), en suspensión de pagos desde mayo de 1983, se encerraron ayer en las oficinas de la empresa, en protesta por el impago de sus salarios. En agosto pasado, la empresa despidió a 57 trabajadores y está en marcha otro expediente de regulación de 63 trabajadores.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS