Gente

Pedro Enguix,

el ginecólogo valenciano que, a pesar de haber alcanzado cierta notoriedad por haber realizado presuntos abortos, es más conocido entre las mujeres por sus rigurosos cuidados para llevar a cabo un parto relajado y placentero, tiene ahora la ocasión de meditar acerca de un nuevo método de parto sin dolor que acaba de descubrirse en Nicaragua. Una ciudadana ha puesto en práctica un nuevo sistema que consiste en mover el esqueleto al ritmo de la música. La mujer nicaragüense dio a luz a una niña mientras bailaba ritmos calientes en una sala de fiestas de Ocotal, al norte del país. Ségún el diario La Prensa, la inesperada llegada de la maternidad en un momento en el que la parturienta se limitaba simplemente a disfrutar con su cuerpo, cambió el contenido de la fiesta y puede que hasta llegue a influir en los partos futuros. El estado de la madre y de la recién nacida es satisfactorio. Ahora, los ginecólogos expertos en partos sin violencia tendrán que decidir sí el hecho fortuito puede con vertirse en método.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS