Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

90 víctimas este año en la 'carretera de la muerte'

No es casual ni mucho menos que la Dirección General de Tráfico haya elegido la Carretera nacional 620, Burgos-Portugal, como escenario de una operación piloto que se pondrá en marcha próximamente: la instalación de teléfonos de auxilio al automovilista en los arcenes. Llevarán el número 505 (el más parecido al universal SOS) y buscan que los accidentados puedan conectar lo más rápidamente posible con la Guardia Civil y centros sanitarios para recabar ayuda.Y es que la conocida como carretera de la muerte ha vuelto a cobrarse víctimas y a ser testigo o quizá protagonista de un accidente trágico. Viajar por esta calzada pone los pelos de punta a los conductores, sobre todo en los principios y finales de los meses veraniegos, cuando son centenas y centenas los coches pilotados por, emigrantes portugueses que se dirigen desde diversas naciones europeas a su país para pasar las vacaciones.

Año dramático

El temor no es exagerado. En lo que va de año han muerto cerca de 90 personas en accidentes ocurridos en las provincias de Burgos, Palencia, Valladolid y Salamanca. Los heridos se elevan a más de un centenar. Claro que 1984 ha sido el más dramático de los últimos años. Sólo en tres colisiones de autocares y camiones han perdido la vida en esta carretera 34 personas.

La espeluznante situación se inició el 19 de junio en las cercanías de Salamanca, cuando 11 personas murieron al chocar un autobús y un camión. Un mes más tarde se reproducía el hecho, esta, vez en las inmediaciones de Valladolid. Participaron vehículos de idénticas características y fallecieron 12 personas (11 en el acto y un soldado que murió días más tarde a causa de las heridas recibidas). Cuando sólo han transcurrido dos meses y medio de aquella catástrofe, la nacional 620 ha vuelto a pasar factura con este accidente ocurrido a 12 kilómetros de Valladolid en dirección a Salamanca. El número 11, el de muertos habidos en el acto, ha vuelto a ser gafe.

A esta lista hay que añadir una colisión sucedida en la última semana de julio en Magaz (Palencia). En esta ocasión los fallecidos fueron seis, todos emigrantes portugueses y de la misma familia. Un adelantamiento indebido fue la causa del choque frontal entre la furgoneta en que viajaban y un autocar que se dirigía de Galicia a Bilbao.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de octubre de 1984