Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jaeques Abouchar

El periodista francés detenido en Afganistan y condenado a 18 años de cárcel por tratar de hacer un reportaje sobre la situación del país

Francia respira indignada a causa de la detención y condena a 18 años de cárcel en Afganistán del periodista Jacques Abouchar, perteneciente al segundo canal de la televisión francesa, denominado Antenne 2. Abouchar fue detenido hace ya más de un mes, cuando se había trasladado a Afganistán para realizar un reportaje sobre la situación en este país. Fue detenido y juzgado sumariamente y condenado a 18 años de cárcel "porque atravesó ilícitamente las fronteras en compañía de rebeldes". En estos momentos una comisión parlamentaria francesa ha iniciado un viaje por la URSS y, de entrada, el presidente de la Comisión de Asuntos Extranjeros, Claude Estier, ha amenazado: "Si en el plazo de 48 horas las autoridades soviéticas no nos ofrecen una respuesta satisfactoria, las relaciones entre Francia y la URSS se deteriorarán muy gravemente.

Cuando uno pregunta ¿quién es Abouchar?, en toda la redacción y demás dependencias de Antenne 2 se escuchan las mismas palabras: "Un periodista". "Un señor del periodismo" que no ha hecho otra cosa en su vida desde que hace 22 años, tras haber efectuado los estudios en el Centro de Formación de los Periodistas, en París, empezó a trabajar como becario en varios órganos informativos de provincias y de la capital. francesa y en la agencia France Presse.Abouchar está casado, tiene un hijo y una hija, de 20 y 22 años respectivamente, que son estudiantes. Su mujer confía en el futuro. Es decir, en que su marido volverá pronto a casa, y mientras tanto recibe mensajes del mundo, entero, e incluso de los rebeldes con los que se encontraba su marido al ser capturado por las fuerzas afgano-soviéticas, quienes le han enviado anillos afganos y una camisa bordada.

En el año 1959 Abouchar ya co laboraba con regularidad en la Radiotelevisión Francesa (RTF). De 1962 a 1966 fue nombrado adjunto del delegado permanente de la televisión francesa en Beirut. Fue por entonces cuando se consagró como un especialista en Oriente Próximo. En los años que siguieron trabajó como gran reportero en el primer canal de televisión, hasta que en 1970 regresó a Beirut como corresponsal de la ORTF, que era la denominación en aquella época de los diversos canales y emisoras del monopolio estatal francés audiovisual.

Posteriormente fue corresponsal en Costa de Marfil hasta que en 1975 entró en Antenne 2, donde ha desempeñado puestos de información directa. Desde hace ya algún tiempo Abouchar cubría los grandes acontecimientos internacionales, y en uno de estos cometidos fue capturado en Afganistán. Su especialización en asuntos de Oriente Próximo le ha conducido a tratar a muchos líderes de dicha región, en particular al líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Yasir Arafat. Abouchar fue el responsable de una jornada especial que su canal de televisión consagró a la Unión Soviética en 1980, presentando un telediario en directo desde Moscú. Por América Latina también se conoce a Abouchar, y en esta región realizó varios reportajes denunciando las dictaduras militares de Argentina y de Chile.

Nadie puede creer en la redacción de Antenne 2 que los 18 años de cárcel lleguen a su término. Nadie pronuncia la palabra, pero la locura que ello representaría es inimaginable. Abouchar es un "periodista escrupuloso, un señor del periodismo", dice su colega, compañero de despacho, Gerard Sebag. No es una vedette, como los presentadores de los telediarios, pero sí un periodista de talla, reconocido en toda la profesión, a quien a sus 52 años lo único que le importa es eso: el periodismo. "Abouchar no es un hombre de pasillos, de intrigas o de camarillas, ni es un hombre de compromiso cuando están en juego los principios del periodismo, para él sagrados", comentan aún en la redacción, donde un comité trabaja sin descanso en favor de una movilización sin precedentes para rescatar a "un periodista progresista, más bien tirando a la izquierda si se quiere, que no pertenece a partido alguno y que es periodista antes que nada".

En Antenne 2 Abouchar pasa por ser un fino humorista, pero levemente reservado, porque también es un sabio, un hombre de peso que nunca ha escrito "como reacción contra quienes creen que por vivir diez días en un país ya se lo saben todo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de octubre de 1984