Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

'Sueño de una noche de verano', Kemp en cine

Basándose en el espectáculo teatral que Lindsay Kemp realizó en torno a El sueño de una noche de verano, de William Shakespeare, el director cinematográfico Celestino Coronado ha compuesto un filme que hereda en lo esencial el espíritu de aquel montaje, insistiendo en sus claves más personales. Si Kemp aprovechaba el juego dramático del texto para desarrollar su ambigüedad sexual en una onda de claras referencias homosexuales, Coronado se orienta en el mismo sentido, pero cubriendo el enredo con más abierto humor.

Respetando el reparto original, desgraciadamente doblado en la versión que hoy veremos, y apoyado por técnicos españoles, Coronado, en sólo 12 días de rodaje, ha recompuesto el trabajo de Kemp con lógica precipitación, pero de tal forma que, en última instancia, es al director teatral al que hay que remitirse para juzgar el resultado del filme.

Cuantos podemos lamentar el excesivo protagonismo de Kemp, que se antepone con frecuencia a las propias necesidades del texto, tendremos de nuevo ocasión de considerar que en su Puck el filme pierde cierta energía.

Cuantos, por el contrario, le admiren tanto como para disculpar su histrionismo, no le reprocharán a este Sueño de noche de verano su entretenimiento en el lento ritmo del personaje. No será difícil coincidir, a pesar de todo, en que es Kemp quien mejor transmite la ironía del texto, o, al menos, su personal concepción del mismo.

Iconografía y música

Inspirándose, Por otro lado, en la versión cinematográfica que Max Reinhardt dirigió en 1935, Coronado ha insistido en el carácter mágico del ambiente, en una combinación de imposibles que apoyan la humorada de las situaciones en el contexto de un cuento fantástico. En esa línea se encuentran los aciertos de su trabajo, aunque también en la persecución de esta meta sean evidentes sus deficiencias, lógicas, sin duda, en rodaje tan apresurado y en autor de escasa experiencia, aunque precisamente sea en la filmación de otros montajes de Kemp o de distintos textos teatrales donde Coronado ha basado hasta ahora su breve filmografía. Son más evidentes los intentos que sus logros, pero éstos tienen una ambición respetable.

Coronado reside en Londres desde 1967. Es director adjunto desde 1973 del grupo teatral The Lindsay Kemp Company, para el que realizó numerosas versiones teatrales. Asimismo ha dirigido producciones en vídeo sobre espectáculos y happenings y ha colaborado en algunas producciones de las televisiones británica y alemana, BBC y ZDF.

La versión de la obra de Shakespeare que hoy emite TVE ha sido rodada en cine, en soporte de 16 milímetros. La acción arranca en el reino de las Amazonas, cuando el duque Teseo rapta a la reina Hipólita. El duque prepara la boda con la reina mientras dos parejas de amantes se pelean por amores y huyen al bosque en la noche de san Juan.

La iconografía de Kemp, su juego de luces, maquillajes y efectos especiales parecen aptos para una traducción cinematográfica. Incluso, en ciertos aspectos, son más apropiados para la pantalla que para el escenario.

Coronado ha aprovechado esa cualidad sirviéndole una excelente partitura musical de Carlos Miranda y aportando ciertos elementos personales en la composición de personajes y acciones, no siendo el menor la aparición de Manuela Vargas al inicio del filme, en una de sus secuencias más sugestivas.

Sueño de noche de verano se emite hoy a las 21.00 horas por la segunda cadena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de octubre de 1984

Más información

  • El cine en la pequeña pantalla