_
_
_
_

El alcalde de Arganda propone en Montreal la desnuclearización de más de 3.000 municipios

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El alcalde de la localidad madrileña de Arganda del Rey, el comunista Pedro Díez Olazábal, con el apoyo de la mayoría de los 50 representantes de ayuntamientos españoles presentes en el congreso, planteó ayer una resolución durante las sesiones del 11º Congreso Mundial de Ciudades Unidas que se celebra en Montreal (Canadá), a fin de que en el documento final del congreso se invite a todas las ciudades asociadas a la FMCU- más de 3.000- a declarar sus territorios como zonas desnuclearizadas.

La propuesta del alcalde de Arganda, que fue muy aplaudida por la totalidad de los asistentes al congreso, se produjo dentro del seminario sobre La ciudad y la paz, el más esperado de los 22 programados en el congreso, al que asisten más de 2.000 representantes de 400 ayuntamientos e instituciones regionales de 65 países de los cinco continentes. La expectación ante la celebración del seminario hizo que la sala destinada al debate se llenara por primera vez de delegados desde que se inició el congreso para escuchar especialmente las intervenciones del alcalde de Managua, Samuel Santos y del ex primer ministro francés Pierre Mauroy. Allí estaban, atentos al curso que tomara el debate, los más cualificados dirigentes de la FMCU y los delegados de la URSS, Estados Unidos, Canadá y Francia.Empezó su intervención el nicaragüense Santos recordando que han sido los municipios los que han dado la señal de alerta al mundo "de que la democracia manejada a nivel del Estado solamente; es decir, manejada sola por las cúpulas gobernantes, puede llegar a ser la negación de la democracia". Y recordó la frase de Enrique Tierno, alcalde de Madrid y actual presidente del FMCU -cargo al que ayer reiteró en Madrid su renuncia a ser reelegido- que sostiene que "sobre la ciudad ha caído la obligación de denunciar y defender Ia explotación a que someten determinados estados a países más débiles".

Managua contra EE UU

No se resistió el alcalde de Managua a lanzar duras acusaciones contra la Administración Reagan. "El Gobierno de los Estados Unidos", afirmó, "trata de desestabilizar gobiernos democráticos que no son proclives a su actual Administración, apoyando acciones encubiertas que tienden a subvertir el orden internacional y derrocar a gobiernos legítimamente constituidos". Entre rumores de reprobación de los delegados estadounidenses en el congreso, Santos manifestó que en la década de los setenta el Gobierno del presidente Allende en Chile sufrió un bloqueo "invisible, no declarado". "Es el mismo bloqueo", añadió Santos, que hoy, en 1984, se practica abiertamente contra Nicaragua". Guy Descary, alcalde del municipio de Lachine, próximo a Montreal (Canadá) y presidente del comité organizador del congreso, afirmó, mirando fijamente a Santos, que "aquéllos que, hablan de la paz son aquéllos que viven en medio de la guerra". Descary ha trabajado denodadamente para conseguir que una amplia delegación de la Sister City International -la más importante asociación de municipios de Estados, Unidos- acudiera por primera vez a un congreso de la FMCU.

El alcalde de Lachine consideró que era una provocación las referencias de Santos sobre la Administración Reagan. En la sala se organizó un revuelo que tuvo que enfriar el moderador adelantando el descanso.

Zanjó el tema el ex primer ministro francés, alcalde de Lille, Pierra Mauroy, que en una larga intervención, de matiz claramente electoralista -en noviembre próximo sustituirá a Enrique Tierno en la presidencia de la FMCU manifestó, en sintonía con Santos, "que la manera de defender la paz es también la lucha contra la opresión y la dependencia de otros países más poderosos".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_