Peres reafirma que el Ejército israelí se retirará pronto de Líbano

El primer ministro de Israel, Simón Peres, dijo ayer que espera que las tropas israelíes se retiren pronto del sur de Líbano, donde las milicias respaldadas por Tel Aviv mataron el jueves a 13 campesinos en el transcurso de un ataque de represalia.Refiriéndose a este incidente, Peres dijo que se trataba de "un día difícil para Israel", pero indicó a continuación que no hay cambios en su determinación de que las tropas israelíes se retiren pronto de Líbano. "Espero que dentro de poco tiempo las tropas vuelvan a casa, dejando que los libaneses se hagan cargo de su país y de su situación", dijo.

De hecho, el ministro de Defensa, Itzhak Rabin, ha comenzado el estudio de las modalidades y condiciones de dicha retirada, informa desde Jerusalén

Víctor Cygielman.

Horas antes de celebrar una primera reunión en Tel Aviv con el jefe de Estado Mayor, Moshe Levy, y un gran número de generales, Rabín se entrevistó con los alcaldes y concejales de los pueblos del extremo norte de Galilea para discutir con ellos las consecuencias que la retirada de Líbano tendrá sobre la región.

Al parecer, las discusiones fueron tormentosas, ya que, si bien una parte de los convocados parecía comprender la necesidad de la evacuación, otros, y sobre todo los representantes de la localidad de Kiryaht-Chmonah, se mostraron indignados e incluso se rebelaron contra la idea de que el repliegue de las tropas les dejaría expuestos, una vez más, a los bombardeos de las katiuskas.

Un sondeo publicado el miércoles por la prensa hebrea indica que sólo el 7,8% de los israelíes estima que el Ejército debe permanecer en Líbano, en tanto que el 67% de ellos se pronuncia por la evacuación. Un 19,7% piensa que las tropas deben partir sólo en el caso de que también lo hagan los sirios, pero el 26,4% opina que el repliegue debe ser "incondicional y unilateral".

Por lo que se refiere a la guerra de Líbano, se observa entre los israelíes una evolución notable: en abril de 1982 el 70,4% aprobaba la guerra; ese porcentaje descendió a un 69,5% en julio del mismo año, a un 49,9% en marzo de 1983, a un 31,3% en enero de 1984, y a un 19,8% en la actualidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de septiembre de 1984.

Lo más visto en...

Top 50