Los alumnos del colegio Mío Cid no han podido iniciar el curso por ausencia del director

Cerca de 200 alumnos de EGB del colegio privado Mío Cid, situado en el número 1 de la calle de Acebes, en el distrito madrileño de Villaverde, no han empezado las clases por encontrarse el centro cerrado. El director del colegio, Víctor Ignacio Molinero, no ha podido ser localizado en los últimos días, según manifestaron los profesores, que el lunes permanecieron encerrados durante toda la mañana con los alumnos y algunos padres en la junta de distrito para protestar por la situación del colegio.Francisco Contreras, presidente de la junta municipal del distrito, ha declarado que "se realizarán las diligencias oportunas para hacer constar que el director del colegio se esconde". Contreras añadió que se estudia la posibilidad de escolarizar a todos los alumnos en otros centros del mismo distrito.

"El director del colegio", afirmó el presidente de la junta, "no ha comunicado a nadie qué piensa hacer con el colegio, que está subvencionado por la Administración, y ha ignorado la orden de reapertura. Por el momento sólo sabemos que se mueve por el barrio con total normalidad y que no acude a los requerimientos de la junta".

Actividad ilegal

El colegio Mío Cid fue precintado por la junta de distrito el pasado día 12 por carecer de licencia de apertura, pero se le levantó el cierre un día después tras solicitar la asociación de padres su reapertura durante el presente curso por la dificultad para escolarizar a los niños ya entrado el mes de septiembre.La junta de distrito considera que la actividad que se desarrolla en el local del número 1 de la calle de Acebes "es clandestina desde el punto de vista de la legislación de régimen local, puesto que la licencia de apertura fue denegada por decreto hace ocho años". La junta, sin embargo, aceptó levantar el precinto sin legalizar la actividad, como medida provisional y por un plazo de un año.

Los profesores del colegio Mío Cid denunciaron el pasado curso en la delegación provincial de Educación irregularidades en la administración de las subvenciones oficiales, que se habían utilizado, en parte, para pagar idemnizaciones a profesores despedidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 19 de septiembre de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50