Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

O Grove, un ayuntamiento conflictivo que no celebra plenos ni reuniones desde hace más de ocho meses

La situación municipal del Ayuntamiento de O Grove (Pontevedra) es insostenible, ajuicio de la oposición. La no convocatoria de plenos desde hace más de ocho meses, el autoritarismo del alcalde, Alfredo Bea Gondar, de Alianza Popular (AP), y las obstrucciones a un concejal nacionalista son algunos de los rasgos más destacados del problema. En O Grove el alcalde, que está en minoría, gobierna por decreto y al margen de todas las reglas jurídicas.

"El alcalde nos tiene secuestrados, somos nueve concejales elegidos democráticamente, a quienes se nos impide cumplir con nuestras obligaciones para con el municipio". Así se expresa José María Mourelos, concejal de O Grove por el Partido Comunista Gallego (PCG). Habla en nombre propio y de otros cuatro concejales de su mismo partido, dos del PSOE, uno del Bloque Nacionalista Gallego (BNG) y otro de AP; juntos constituyen la oposición al alcalde y a los otros siete concejales que con él se presentaron a las elecciones, en la lista de Convergencia de Independientes de Galicia, para pasarse poco después a AP.No se celebran plenos ordinarios desde el 27 de agosto de 1983, y el último pleno extraordinario se realizó el 3 de diciembre de ese mismo año. Los problemas empezaron a surgir cuando Bea Gondar, que había sido uno de los hombres fuertes de UCD en la provincia en la etapa anterior, decide pasarse en bloque con sus concejales y unas 80 personas más a Alianza Popular. Este partido había obtenido en las municipales un único concejal, Luis Caamaño Prol, quien siempre manifestó que no apoyaría la gestión del alcalde. La entrada de Bea Gondar en AP supuso el desplazamiento de los antiguos militantes, al llegar los nuevos a la agrupación local, y produjo la insólita paradoja de que pese a contar este partido con nueve concejales en el ayuntamiento, uno de ellos se alinea con la oposición, desequilibrando a favor de ésta la balanza del gobierno municipal. Con aquel concejal de AP votando unánimemente con el PCG, el PSOE y el BNG, el alcalde no tiene mayoría para aprobar sus presupuestos en los plenos, ya que sólo suma ocho, votos a favor, frente a nueve en contra.

Una vez se hubo decantado totalmente esta situación, se produjo la baja del concejal del BNG, Antonio Mascato, por ser reclamado a filas para cumplir el servicio militar. Cuando su sucesor, Manuel Mascato, fue a tomar posesión de su cargo, el alcalde le exigió que jurase la Constitución. El nuevo concejal se negó a ello, argumentando que no le había sido requerido a ningún otro miembro de la corporación. Desde este momento no volvió a celebrarse ningún pleno, ya que, sistemáticamente, cuando se convocan, el alcalde no llama al concejal del Bloque Nacionalista Gallego. Éste, pese a todo, se presenta y es expulsado de la sala, con la suspensión consiguiente de la sesión. Así ocurre una y otra vez, con algaradas callejeras de por medio, encadenamiento de militantes del BNG en el ayuntamiento, intervenciones de la Policía Municipal y otros sucesos públicos.

Decretos del alcalde

Bea Gondar decidió también, por decreto, sustituir a un concejal de su lista que empezaba a cuestionar su labor, llegando a dar posesión a su sustituto en un pleno que fue declarado ilegal por la Audiencia Territorial de La Coruña, ante un recurso contencioso-administrativo interpuesto por la oposición. La audiencia estimó oportuna la reposición en su cargo del primer concejal, considerando incorrecta su destitución, y anuló la toma de posición del sustituto.Los nueve concejales de la oposición han elaborado un informe en el que hacen referencia a todas las ilegalidades que, a su juicio, ha cometido Alfredo Bea Gondar en el tiempo que lleva al frente de la alcaldía. Este informe fue remitido por el gobernador civil de la provincia al fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Pontevedra, quien a su vez lo remitió al Juzgado de Instrucción de Cambados con la orden de que instruyeran las diligencias oportunas. En dicho informe se denuncia la aplicación de un sistema urbanístico ilegal en el municipio, la contratación de servicios y de obras de gran envergadura por decreto de la alcaldía sin mediar acuerdo plenario y sin dotación presupuestaria, la destitución y sustitución de concejales por el alcalde, el decreto de la alcaldía por el que se inicia un expediente de habilitación y modificación de créditos del presupuesto ordinario de 1983 sin contar con la mayoría legal absoluta de la corporación, y la no convocatoria de un pleno extraordinario solicitado por la mayoría legal de los concejales para debatir una moción de censura contra el presidente de la corporación.

La oposición, actuando como acusación particular, ha interpuesto numerosos recursos contencioso-administrativos por todas estas actuaciones que consideran ilegales. Sus asesores jurídicos les aseguran que Alfredo Bea Gondar puede ser acusado de presunta prevaricación y malversación de fondos públicos. Según declaraba a EL PAIS el concejal comunista y ex alcalde José María Mourelos, "esta situación tiene que arreglarse rápidamente, porque nosotros somos concejales elegidos para estos cuatro años, y se nos está impidiendo ejercer nuestro derecho; el pueblo está paralizado o funcionando al margen de la legalidad. Podemos afirmar que en este ayuntamiento se está haciendo franquismo sin Franco, o fascismo, por abuso de poder".

Apoyo de AP

Sin embargo, AP apoya incondicionalmente a Bea Gondar, quien fue objeto de un acto de adhesión celebrado en O Grove el pasado mes de mayo, al que acudió el presidente provincial del partido y presidente de la Diputación de Pontevedra, Mariano Rajoy, acompañado de destacados militantes de su partido.Los nueve concejales de la oposición seguirán recurriendo a todas las instancias judiciales y políticas, porque "el Estado tiene que dar prioridad a estos casos que ponen en peligro la convivencia democrática", a juicio de los perjudicados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de agosto de 1984

Más información

  • La oposición se considera víctima de un 'secuestro de la soberanía municipal' por parte del alcalde, de AP