Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Finaliza la 'guerra' entre las grandes televisiones privadas de Italia

La guerra entre las grandes televisiones privadas de Italia ha concluido con un acuerdo que supone la entrada de Retequatro en el grupo de Silvio Berlusconi, propietario de las otras dos grandes cadenas privadas, el Canal 5 e Italia 1.

"La eliminación de la competencia entre las tres grandes redes privadas", declaró Silvio Bercolusconi durante una conferencia de prensa celebrada en Milán el pasado lunes, "supondrá grandes ventajas para los telespectadores".

Por el contrario, el comité de empresa de la editorial Mondadori y el partido comunista italiano ven el asunto de otra manera muy distinta y han denunciado una "tentativa para instaurar un monopolio televisivo privado", amparándose en la no existencia en Italia de una legislación apropiada en el dominio de la televisión.

Las tres citadas cadenas son las de mayor audiencia entre las de titularidad privada en Italia, y las únicas que en este país alcanzan una verdadera difusión nacional, puesto que las otras muchas emisoras privadas de televisión que hay en la península Itálica no sobrepasan de hecho audiencias exclusivamente regionales o locales. El nuevo consorcio entre las tres grandes cadenas dominará de hecho la oferta televisiva privada en Italia, y su aparición conducirá á cierta bipolarización de la audiencia nacional de la televisión. El grupo Bercolusconi no oculta sus ambiciones de alcanzar algún día la condición de alternativa a la, hoy por hoy imposible de superar en poder de convocatoria, televisión estatal (RAI).

"Las tres cadenas", declaró Silvio Bercolusconi en su conferencia de prensa, "tendrán cada una su propia identidad. EI Canal 5, cuya audiencia ha sobrepasado este año a la de la primera cadena de la RAI, será una cadena eminentemente ecuménica, es decir, que gustará a todos; Italia 1 será una cadena simpática y, finalmente, Retequatro se dedicará fundamentalmente a hacer una televisión del corazón".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de agosto de 1984