Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía refuerza la vigilancia de instalaciones franceses en el País Vasco

La policía ha reforzado las medidas de vigilancia en el País Vasco tras las explosiones que hirieron a un total de nueve personas en la noche del viernes, en Bilbao. Cada una de las bombas que estallaron en una sucursal de la Société Générale de Banque y en las oficinas de una concesionana de Renault estaba compuesta por dos kilos y medio de Goma 2. Esa misma noche, artificieros policiales desactivaron un artefacto colocado en la puerta de la concesionaria de la Citroën en Deusto y atendieron numerosos falsos avisos de bomba. El gobernador civil de Vizcaya indicó ayer que no hay motivos de alarma, y pidió a la población que no se deje llevar por la psicosis de bomba y que confie en la labor de protección de la policía.Los nueve heridos, transeúntes alcanzados por las ondas expansivas, se recuperan sin problemas de sus lesiones de escasa gravedad. Un individuo arrojó ayer un cóctel molotov contra un turismo francés también en Bilbao,- pero las llamas fueron apagadas por la Policía Municipal y el vehículo ha resultado poco dañado. Al igual que en días pasados, pequeños grupos de personas intentaron manifestarse a última hora de la tarde y provocaron cortes de tráfico en distintos puntos del País Vasco.

Jon Idígoras repitió ayer, en una conferencia de prensa celebrada en la capital vizcaína, que la indignación popular contra la decisión del tribunal de Pau puede tener consecuencias imprevisibles. Idígoras y otros dirigentes de Herri Batasuna valoraron positivamente el documento contrario a las extradiciones hecho público el viernes por el Gobierno vasco, y afirmaron que esta postura del Ejecutivo autónomo es la reacción a lo que definieron como "el incontenible avance del movimiento de liberación nacional vasco. No estamos desesperados ni debilitados; que nadie se llame a engaño", afirmó Jon Idígoras. Y añadió: "Somos optimistas porque sabemos la fuerza que tenemos. detrás: la de todo un pueblo".

El diputado socialista del País Vasco francés Jean Pierre Destrade ha declarado a Radio Montecarlo que el Gobierno francés no concederá las extradiciones aprobadas recientemente por el tribunal de la Cámara de Acusación de Pau (Francia). Fuentes de la Administración francesa coinciden con esa opinión y apuntan que el futuro de los ocho detenidos reclamados por la justicia española será la expulsión a países de ultramar. Una de esas fuentes tampoco descarta la extradición a España de uno o dos de los inculpados.

Por otra parte, 5 personas fueron detenidas la noche del día 10 en Pamplona, cuando intentaban manifestarse en la plaza del Castillo contra la política del Gobierno de Francia respecto a los residentes vascos en su territorio. Los detenidos continuaban ayer incomunicados en las dependencias de la Jefatura Superior de Policía de la capital navarra. Los cinco fueron detnidos por insultos y agresiones a las Fuerzas de Orden Público, según señaló la Delegación del Gobierno en Navarra.

Las gestoras pro-amnistía y otras fuerzas abertzales (nacionalistas) convocaron la manifestación, que no pudo celebrarse por el fuerte dispositivo de seguridad que rodeaba la zona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de agosto de 1984