Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Preparativos de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles

El tonificante bidón de Huélamo

A. G., Los Juegos Olímpicos de Munich contaron con la descalificación de un español por doping, esto no habría tenido importancia si el ciclista Jaime Huélamo no hubiera ganado la medalla de bronce en. la prueba de fondo en carretera. "En ese momento sentí rabia, impotencia y decepción, todo mezclado. Porque no sabía nada y todavía hoy sigo sin saberlo", comenta hoy el ex corredor.

El 6 de septiembre, antes de tomar la salida en la carrera de fondo en carretera, Jaime Huélamo pidió a su masajista, Ignacio Morata, que le diera un terrón con varias gotas de coramina. Ocho días antes, durante los 100 kilómetros contrarreloj por equipos, había sentido molestias en el pecho y en el abdomen, que atribuyó a las secuelas de una bronquitis padecida a principio de temporada.

Ignacio Morata, que se la dio sin ponerle pegas, dice que "en el reglamento que nos dieron no venía la coramina como sustancia prohibida. Además, todos los españoles la tomaban a diario". Según Huélamo, en la lista del la Unión Ciclista Internacional (UCI), que es muy extensa, no se prohibía el uso de coramina. "Luego me dijeron que el Comité Olímpico Internacional (COI) lo consideraba doping, pero ya estaba descalificado. Antes de la carrera nadie me había dicho nada y todos sabían que lo había tomado. Hoy sigo mosqueado porque aún nadie, ni Luis Puig, después de 12 años, me ha dado explicaciones. Creo que la historia de la coramina es una tapadera de la del bidón".

La historia del bidón ocurrió en la carrera, y testigo presencial fue Juan Ramiro Sierra, asesor del equipo mexicano. Aquel día hacía mucho calor y los jueces permitieron que les dieran bidones de agua a los ciclistas. Juan Ramiro vio al masajista español agitar el bidón de Huélarno. "Me extrañó, porque el agua no hay que agitarla antes de tomarla". Preguntó a Morata qué iba a darle y le respondió que "un componente para facilitarle la llegada". "Si se lo das ahora le hundes", respondió por último Juan Ramiro.

Después, al poco del primer trago, Huélamo sintió un fuerte dolor en el hígado y más tarde fue descalificado. "Habría quedado tercero de todos modos. Era innecesario dárselo". Sin embargo, Ignacio Morata lo niega todo: "En el bidón no había nada más que agua. La coramina la había tomado antes".

Huélamo se hizo profesional y corrió por el Kas durante tres temporadas. En 1975 se retiró de la competición. Ahora se dedica a su tienda de bicicletas, en Cuenca, y a dirigir la Escuela de Ciclismo de esa provincia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de julio de 1984