Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El reparto de las entidades financieras del grupo Rumasa no altera el 'ranking' de los grandes bancos españoles

Los consejeros delegados de los siete grandes bancos privados del país alcanzaron ayer a las cuatro de la madrugada un acuerdo derinitivo sobre el reparto del grupo bancario Rumasa. El parto de los montes de los bancos del ex holding de la abeja fue finalmente posible en un clima que fuentes de la Asociación Española de Banca Privada (AEB) -patronal bancaria- han calificado de "divertido y distendido", y que incluyó sesión de bocadillo al pie de cañón. El Banco de Vizcaya, adjudicatario del plato fuerte Bankisur, con 68.770 millones de pesetas de saldos acreedores totales, encabeza el ranking de adjudicación, seguido del Banesto (67.160), Central (65.480), Hispano (58.050), Bilbao (48.470), Santander (35.220) y Popular (26.860).

Una nota de la AEB, cuyo presidente, Rafael Termes, "a requerimiento de los bancos sindicados, ha prestado su asistencia técnica y de buenos oficios para la ordenación de las complejas deliberaciones", informaba del total acuerdo alcanzado sobre a distribución de los bancos de Rumasa de la siguiente manera:-Banco Central: Noroeste, Sevilla y Huelva.

-Banco Español de Crédito: General, Peninsular, Albacete y Alicantino de Comercio.

-Banco Hispano Americano: Jerez y Norte.

-Banco de Bilbao: Oeste y Latino.

-Banco de Vizcaya: Bankisur.

-Banco de Santander: Comercial de Cataluña y Murcia.

-Banco Popular Español: Extremadura.

-Banco Zaragozano: Toledo.

En suma, Banesto se adjudica cuatro bancos, por tres el Central, dos el Hispano, Bilbao y Santander y uno el Vizcaya y Popular. Pero la gran sorpresa del reparto es al adjudicación al Vizcaya de Bankisur, sin comparación el plato más pesado de la tarta Rumasa. El Vizcaya, de la mano de su consejero delegado, Pedro de Toledo, ha seguido jugando fuerte en esta subasta, dentro de la tradición bien ganada con Catalana, entre otros, de banco salvavidas.

Tratamiento diferenciado

La nota de AEB aseguraba que el Banco Condal, "por su compleja estructura y nula complementariedad de su red, será objeto de un tratamiento diferenciado, para la asignación de sus oficinas entre diferentes bancos asociados". La realidad es que el reparto del Condal, dentro del esquema descrito por la nota de referencia, tuvo lugar ayer mismo, aunque la AEB insiste en que se trata de un "reparto provisional". El reparto del Condal ha quedado así, en porcentajes de su pasivo total: Central (30%), Bilbao (21,5%), Popular (16,7%), Banesto (12,5%), Santander (10%) e Hispano (9,2%).

El Vizcaya no participa en la pedrea del Banco Condal. Es el premio por haberse quedado con el hueso Bankisur. Sin embargo, y en contra de algunos rumores, no habrá ningún tipo de ayudas especiales extraordinarias para el Vizcaya por esta adjudicación. La dirección del banco norteño ha considerado Bankisur como reflotable una vez traspasados algunos créditos malos al banco escoba, el Banco de Huelva, y dada su condición de expertos en "salvar bancos".

Precisamente hoy el sindicado bancario volverá a reunirse en la sede de AEB para ultimar la situación del Banco de Huelva, adjudicado al Central, y en el que se han residenciado los créditos al grupo Rumasa y a terceros, garantizados por los 40.000 millones de pesetas de la deuda serie B.

El equilibrado reparto tiene la virtud de respetar cuidadosamente el actual statu quo bancario. El más favorecido parece ser el Popular, por cuanto ha asumido un compromiso notablemente menor que el resto.

El Banco de Extremadura es una institución considerada bastante sana y con no excesiva plantilla. Para el Central, con el segundo banco de la división, el Noroeste, su lote supone un reforzamiento notable de la red en Galicia (85 oficinas). Banesto se adjudica tres bancos menos malos y uno con serios problemas, el General, de plantilla (más de 500). El Hispano acoge un banco aceptable y otro, el Banco del Norte, a todas luces sobredimensionado, con 550 empleados. El Bilbao "sale muy bien librado", con un Latino algo excedentario de personal pero radicado en Madrid. El Santander se adjudica un banco "tranquilo", el de Murcia, con 55 oficinas en la región, y otro, el Comercial de Cataluña, con importante exceso de plantilla pero fuertemente implantado en la región.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de julio de 1984

Más información

  • El Banco de Vizcaya encabeza la lista de adjudicación, con 68.770 millones de saldos acreedores