Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo de magistrados estudia plantear la no admisión parcial de la querella de Banca Catalana

Un sector de magistrados de la Audiencia Territorial de Barcelona estudia la posibilidad de plantear en el pleno del próximo lunes 9 la inadmisión parcial de la querella presentada contra el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, y otros 24 ex consejeros de Banca Catalana. Según esta propuesta, se trataría de aceptar la querella en lo referente a los presuntos delitos de falsedad, pero no hacerlo en lo relativo a la apropiación indebida. Si esta fórmula fuera finalmente presentada, votada y aceptada por la mayoría de los magistrados -lo que de momento no es más que una hipótesis de trabajo de algunos miembros del pleno- el presidente de la Generalitat dejaría de verse afectado por este procedimiento judicial, ya que a él sólo le afecta la acusación de apropiación indebida.

Si se diera esta hipótesis, la causa sobre la falsedad pasaría a un juzgado ordinario, ya que al no quedar involuerado el presidente de la Generalitat dejaría de regir sobre la causa el fuero especial, desapareciendo de esta manera gran parte de la carga política adicional del tema. En medios jurídicos se aseguraba ayer que esta tesis sería defendida en el Pleno de la Audiencia Territorial por el magistrado Francisco Talón Martínez, presidente de la sección cuarta de lo Penal de la Audiencia Provincial de Barcelona y profesor de Derecho Penal de la Universidad de Barcelona. Si las tesis de este sector Regaran a plantearse, votarse y aprobarse en el Pleno de la Audiencia Territorial, la resolución sería dificilmente recurrible ante el Tribunal Supremo, según se ha señalado en medios jurídicos.Tras 28 años de profesión, Francisco Talón está considerado como uno de los magistrados de más prestigio de la Audiencia Territorial, siendo uno de los que se barajaron para ocupar la presidencia de ese organismo tras el cese del anterior presidente, Antonio Gómez Reino. Talón representa el sector considerado como más profesionalista de los magistrados de la Audiencia Territorial, a medio camino entre los grupos conservador y progresista. Este magistrado ha encabezado alguno de los planteamientos más polémicos en torno al caso Banca Catalana, discrepando abiertamente del actual presidente de la Audiencia Territorial, Cesáreo Rodríguez Aguilera. Calificado como un hombre próximo a la Generalitat, estuvo a punto de farmar parte, por decisión del Gobierno catalán, de la Junta de Seguridad.

La hipótesis de este sector considerado como más profesionalista de la Magistratura coincide con las conclusiones del estudio que el Banco de España realizó sobre el tema de Catalana, que se limitaba a señalar la existencia de un posible delito de falsedad en documento e indicios de una "maquinación para alterar el precio de las cosas", sin entrar, por lo tanto, en nada relativo a la apropiación indebida. Esta teoría se encontraría, sin embargo, con un escollo importante: la propia redacción de la querella, en la que, en opinión de juristas que la han estudiado, "los hechos y las personas están engarzados como cerezas", y en la que "difícilmente pueden excluirse unos consejeros y unas supuestas actividades irregulares sin afectar al resto de las acusaciones".

Tampoco se descarta que, junto a esta petición de inadmisión parcial de la querella, se presente una segunda petición de inadmisión total. Esta segunda postura dificilmente encontraría refrendo entre los magistrados, ya que significaría un enfrentamiento directo con el Ministerio de Justicia, con la Fiscalía General del Estado y, sobre todo, porque, de aprobarse, provocaría un nuevo recurso de apelación por parte de los fiscales ante el Tribunal Supremo, de donde podría partir una nueva descalificación, similar a la contenida en la última sentencia, donde se les recuerda la existencia de la figura delictiva de la "prevaricación".Una tercera postura que se baraja en los medios judiciales sería la encabezada por el presidente de la Audiencia Territorial, Cesáreo Rodríguez Aguilera, quien desde hace días se ha definido públicamente sobre la imposibilidad de fraccionar o admitir sólo parcialmente la querella.

Una larga sesión

Mientras se estudian todas estas hipótesis en relación al próximo Pleno de la Audiencia Territorial de Barcelona, se ultiman los detalles del debate. La sesión se iniciará a la una del mediodía y seguramente continuará por la tarde, fijada como hora tope las cinco, ya que diversos magistrados tienen otras responsabilidades pendientes.

La sesión se abrirá con la lectura del auto dictado por el Supremo, al que seguirá un primer debate sobre sus extremos, la lectura de la querella de Banca Catalana y el subsiguiente debate sobre la admisión o inadmisión de la misma. Se discutirán también cuestiones de procedimiento y seguramente se nombrará un instructor. Se asegura que este cargo puede recaer sobre el magistrado Ignacio de Lecea, presidente de la sala primera de lo Civil de la Audiencia de Barcelona, que tiene prestigio de profesional íntegro y escrupuloso. Es posible, además, que el pleno proceda al nombramiento de dos magistrados instructores auxiliares. Se debatirán y aprobarán otros temas burocráticos como el nombramiento de un secretario o de los funcionarios que asistan al instructor, o la asignación de un despacho o sala para éste.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de julio de 1984

Más información

  • El pleno de la Audiencia de Barcelona del próximo lunes se espera prolongado