Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Congreso para la fusión de dos partidos nacionalistas gallegos

Se celebra hoy en Santiago de Compostela el congreso de fusión de los partidos Partido Socialista Galego (PSG) y Esquerda Galega (EG), para procurar un reforzamiento de sus posiciones coincidentes en la búsqueda de una alternativa que conjugue socialismo y nacionalismo en Galicia.El PSG-EG pretende significar para el espectro político gallego lo que Euskadiko Ezkerra o Esquerra Republicana representan en Euskadi y Cataluña, respectivamente. De hecho, ambos partidos, al igual que Nacionalistas de Esquerra y Partido Socialista de Mallorca, asistirán como invitados al congreso.

La fusión de los dos partidos es la culminación de un proceso iniciado en julio del año pasado. La nueva fuerza presuntamente resultante se denominará PSG-EG, al menos en un primer momento, y en tanto no se resuelva el contencioso entablado por el PSG con el PSOE gallego, que utiliza las siglas PS de G. Desde las primeras elecciones democráticas, el PSG ha intentado hacer valer los que considera derechos históricos al empleo de estas siglas sin haber obtenido resultados positivos hasta el momento.

Ambos partidos, Esquerda Galega y Partido Socialista Galego, cuentan cada uno con un diputado en el Parlamento gallego y en conjunto suman cerca de 100 concejales en toda Galicia, con una presencia más acentuada por parte de EG en las localidades de la costa atlántica y del PSG en el interior, sobre todo en la provincia de Orense.

Los diputados son Camilo Nogueira, de EG, el parlamentario que mayor número de preguntas, mociones y propuestas ha presentado hasta la fecha en la Cámara gallega, y Claudio López Garrido, uno de los tres diputados que logró la coalición Bloque Nacionalista Galego-Partido Socialista de Galicia, quienes se negaron a jurar la Constitución en la toma de posesión de su escaño. López Garrido, al igual que Lois Diéguez y Bautista Álvarez, ha visto negado el recurso de amparo que presentaron ante el Tribunal Constitucional, y en estos momentos se encuentran pendientes de la resolución del Tribunal de Estrasburgo.

Dentro del dividido y exiguo panorama del nacionalismo en Galicia, se observa con cierto escepticismo la fusión de dos partidos, básicamente semejantes, pero con diferencias estratégicas. Las mismas que han demorado una unificación que pudo haberse producido mucho antes. De hecho, ambos partidos intentaron aunar esfuerzos con otras fuerzas políticas en anteriores ocasiones: previamente el PSG, participando en coalición electoral para las autonómicas con el Bloque Nacionalista Galego, y Esquerda Galega con un intento fallido de fusión con el Partido Comunista de Galicia a raíz de la constitución del primer Parlamento gallego.

Según declaró a EL PAÍS el miembro del secretariado nacional de Esquerda Galega Manuel Janeiro, para el nuevo partido será más importante su implantación y estructuración definitiva que permita una incidencia directa en la modificación de la realidad de Galicia, que la participación en próximas campañas electorales, aunque también seguirán concurriendo a las elecciones para intentar consolidar una alternativa nacionalista y de izquierdas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de junio de 1984