Un vuelo de Iberia de Barajas a Oviedo se inició con más de cuatro horas de retraso

Los pasajeros del vuelo Iberia 704, que a las 13.00 horas de ayer debía haber despegado de Madrid con destino a Oviedo, donde llegaría una hora más tarde, permanecieron algo más de cuatro horas en el aeropuerto de Barajas a causa de una problema técnico en el aparato. El avión hubo de ser sustituido por otro, para el cual la compañía aérea no encontró ninguna tripulación idónea disponible.Unos 80 pasajeros permanecieron en la sala de embarque numero 5, a la espera de que Iberia resolviera sus problemas y pudiera iniciarse el vuelo. Según informaron varios de los pasajeros, en un primer momento se les anunció que el aparato tenía problemas técnicos. Después de tres horas de espera, hacia las cuatro de la tarde, Iberia comunicó al pasaje que podía pasar a comer a los restaurantes del aeropuerto, pagando la compañía. Hacia las 17.15 horas, un Boeing 727 emprendió por fin el viaje a la capital asturiana.

Por su parte, un portavoz de Iberia declaró que el vuelo 704 estaba programado con un DC 9, pero que en la revisión del aparato se habían detectado problemas técnicos, que no especificó. Tras intentar resolverlos, sin resultado, Iberia decidió sustituir el DC 9 por un Boeing 727 que se encontraba disponible. La tripulación definitiva con la que despegó el Boeing 727 tuvo que ser localizada en sus domicilios particulares, lo que alargó el retraso en el despegue.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 08 de junio de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50