Fallo judicial a favor de un capitán que rechazó firmar la hoja de servicios

La Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Territorial de Valencia ha dictado una sentencia por la que da la razón al capitán de Ingenieros Carlos Cabañas Vicente, que se negó a firmar el "enterado y conforme" en su hoja anual de servicios y, al ser obligado a ello, recurrió contra la orden que se le dio. Se trata de la tercera vez que la misma sala de la Audiencia de Valencia dicta sentencia en relación con recursos presentados por el capitán Cabañas y que con ello abre nuevos caminos al aplicar la Constitución dentro del Ejército.Uno de los más importantes fue el fallo adoptado en febrero de 1983 en relación con un arresto impuesto al militar. El juez decretó que las sanciones disciplinarias en las Fuerzas Armadas pueden ser recurridas por vía contencioso-administrativa.

Para Josep-Lluís Albiñana, defensor de Cabañas, la sentencia es importante porque "normaliza, con el auxilio de dos leyes principales, la de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa y la Constitución".

El abogado añade que "a partir de aquí habría que revisar todos los correctivos que se le han impuesto a Cabañas". Opina que las tres sentencias de la Audiencia de Valencia sobre conflictos del capitán evidencian que "cualquier Gobierno de cualquier país democrático, teniendo detrás una justicia tan firme, recta y científica como la española, podría asumir una reforma del régimen interno de los militares sin chapuzas ni concesiones". El recurso de Cabañas sobre el que se ha pronunciado la Audiencia fue interpuesto contra la desestimación tácita, por silencio administrativo, de un recurso de alzada ante el jefe de Estado Mayor del Ejército. En la resolución recurrida se ordenaba al capitán Cabañas que firmase el "enterado y conforme" de la hoja anual parcial correspondiente a ese año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 08 de junio de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50